martes, 21 de octubre de 2014

Intervención votación proyecto que pone fin al lucro, selección y copago.

Hoy votaremos la primera parte de la reforma que los chilenos llevamos más de 10 años esperando. Se trata del anhelo por desmantelar la herencia de la dictadura y construir una nueva educación, que sea pública, gratuita y de calidad. Sin embargo, a pesar de que a comienzos de año está reforma tenía un vasto apoyo popular, el proyecto que hoy votamos no ha sido capaz de convocar a la ciudadanía a respaldarlo. Algo salió mal.
                       
Desafortunadamente, el gobierno desechó la posibilidad de convocar a un amplio acuerdo social. En cambio optó por valérselas por sí mismo, apelando al saber de sus técnicos y su manejo de la situación política. Y la reforma se entrampó: las organizaciones sociales, estudiantes, profesores y rectores mostraron sus reparos ante los proyectos, los padres sus legítimas dudas, y la derecha, de manera oportunista, trató de presentar esto como falta de apoyo a la necesidad de la reforma.

El gobierno entonces cedió a las presiones de Walker y sus amenazas por la prensa, y de manera soterrada, pactó con la iglesia los elementos críticos de la reforma.

Primero, el fin al copago no ataca la lógica del mercado en educación. La subsidiariedad crecerá con el aumento de recursos que peso a peso reemplazarán el copago y los fondos SEP, promoviendo una visión de los estudiantes como medios para completar el presupuesto. Se asegura la estabilidad de ingresos de todas las instituciones del sistema sin atender la segregación económica que produce la competencia entre ellas. Tampoco se permite al Estado promover ciertos proyectos educativos sobre otros, pues se le exige ser “neutro”.

El anunciado “fin al lucro”, ha dado paso a un lucro regulado. Lo que hoy es lucro ilegítimo mañana será ganancia legal. Eso no es por lo que hemos luchado por tanto tiempo. Legitimar el arriendo de colegios es dejar abierta la misma puerta por la cual los empresarios de la educación destruyeron los sueños de miles de familias en la Universidad del Mar y en otras instituciones que hoy hacen más noticias en las páginas policiales que por su aporte al desarrollo del país. Yo no estoy disponible para legitimar esto.

Nuestro voto será en general a favor, porque no renunciamos a la posibilidad de cumplir el anhelo ciudadano de lograr un cambio en educación, y parte de ese espíritu aún sobrevive en este proyecto. Llamamos a los parlamentarios a rechazar los elementos que consolidan el Estado subsidiario, y en cambio a aprobar las indicaciones que desde el movimiento social, y también desde algunos parlamentarios, buscan consolidar a la educación como derecho sin discriminación. Ni por plata, ni por género, ni por convicciones.

Pero más importante que todo, hacemos un llamado al gobierno: Presidenta Bachelet, aun hay tiempo de enmendar el rumbo.

El camino del Acuerdo Social no solo sigue vigente, sino que es el único que viabiliza una reforma educacional sustantiva. Los proyectos de educación pública aún no se han elaborado. En su discusión, el Gobierno tiene una oportunidad real de salir de su actual situación de aislamiento.

Varios actores han trabajado en esa dirección. Desde la Fundación Nodo XXI hemos intentado aportar a este debate convocando a distintas voces de la sociedad civil vinculadas al mundo educacional, para elaborar un planteamiento sobre el horizonte y los ejes de cambio inmediato que suponen la construcción de una nueva educación pública. Este Compromiso por una Nueva Educación Pública, esta a disposición para trabajar por esta reforma, y con ese espíritu, con un grupo de parlamentarios presentaremos mañana un proyecto de acuerdo para que el presupuesto refleje el compromiso que se supone el gobierno tiene con la educación pública, y que en lo que hasta ahora conocemos del actual presupuesto, no se expresa.

Y a la derecha, los hemos escuchado hacer gárgaras con la necesidad de fortalecer la educación pública, siendo ustedes mismos los que la desmantelaron. No puedo sino sospechar oportunismo, pero más allá de las valoraciones personales, sepan que ese compromiso se lo vamos a cobrar.


Termino haciendo un llamado a todos los trabajadores, profesores y estudiantes, que desde hace años hemos luchado en las calles por una reforma que consagre a la educación como un derecho y no un negocio, a salir a las calles, a organizarnos y movilizarnos. Porque la reforma a la educación que queremos tenemos que defenderla de la derecha, pero si es necesario, y hoy parece serlo, también la defenderemos de las vacilaciones del gobierno.

martes, 7 de octubre de 2014

Intervención proyecto de trabajadoras de casa particular

Todos los proyectos relativos a trabajadoras de casa particular que fueron fusionados en este proyecto tenían como uno de sus objetivos establecer que éstas tienen los mismos derechos básicos que el resto de los trabajadores, para así poder cumplir con el Convenio 189, que se votará hoy en la Cámara, y la Recomendación 201. Pese a ello, como muchas veces pasa en este congreso, los principios y las ideas matrices de los proyectos quedaron muy lejos de lo que finalmente hoy se está votando.

Cuando hablamos de trabajadores de casa particular, hablamos de uno de los trabajos más precarizados. Hablamos principalmente de mujeres, muchas de los cuales son migrantes o son las más pobres de nuestro país, siendo las más vulnerables a la discriminación en sus empleos y a abusos en sus derechos humanos. Por ello su trabajo debería ser aún más regulado y deberíamos adoptar medidas especiales para protegerlas, pero sucede todo lo contrario.

La indicación de la presidenta Bachelet establece para las y los trabajadores que viven en la casa del empleador 4 días adicionales de descanso dentro de cada mes calendario (en vez de los 2 días del proyecto de Piñera), y se acortaron los inexplicables plazos que retrasaban la plena exigibilidad de la ley. Pero el proyecto no se hace cargo de la jornada laboral de aquellas, piso mínimo para poder hablar en igualdad con el resto de los trabajadores. Así, en el mundo ideal, si a estas trabajadoras se les respeta el descanso dominical más un día de descanso a la semana y trabajan como es usual 12 horas mínimo, tendrán una jornada de 60 horas a la semana, lo que supera con creces a la jornada del resto de los trabajadores. Si sumado a esto tenemos una fiscalización casi de papel, podríamos decir que en Chile cerca de 55.600 personas, dentro de cuyo segmento el 98.2% equivale a mujeres, están en un régimen prácticamente de esclavitud al no establecer un límite a la jornada de trabajo. No olvidemos que la lucha por las ocho horas de trabajo es una lucha que dieron los trabajadores en el siglo XIX y hoy estamos amparando que existan mujeres trabajando más de doce horas diarias.

En su informe a la CEDAW el año 2012 el Estado dio cuenta de los avances legislativos en esta materia y utilizó la tramitación de este proyecto de ley para dejar tranquilo el Comité, señalando que este proyecto tiene por fin principal equiparar la jornada de las trabajadoras domésticas (hasta 72 horas semanales) a la regulación ordinaria (45horas semanales).  Situación que como sabemos se aleja totalmente de la realidad toda vez que no se regula la jornada de las trabajadoras puertas adentro y que la jornada de las trabajadoras puertas afuera, se reduce a 45 horas a la semana, pero luego se agrega una jornada adicional, sui generis en el derecho comparado (no se aplican las reglas que el Código del Trabajo estipula para la jornada extraordinaria) , de 15 horas más, que se supone se establece de común acuerdo y bien sabemos quién gana en los acuerdos entre los empleadores y los trabajadores, así la jornada sólo se reduciría de 72 horas a 60 horas, siendo aún una jornada desigual con respecto al resto de los trabajadores.

La recomendación del Comité es que la eliminación de esta distinción arbitraria, entre las trabajadoras de casa particular y el resto de los trabajadores, debe ser acompañada de la fiscalización efectiva del acatamiento de la norma más aún si se considera que el incumplimiento de la legislación, en muchos casos, se asocia con discriminaciones por nivel socioeconómico, origen étnico o nacionalidad, entre otras condiciones de las trabajadoras. Sin embargo, la  fiscalización aquí propuesta es bastante timorata toda vez que se supone existiría un choque con el derecho a la intimidad y vida privada del empleador, y por lo tanto, si este no quiere que lo fiscalicen tendría la posibilidad de negarse y concurrir en otra oportunidad a la Inspección con los documentos requeridos.

Voy a votar en contra de este proyecto porque creo que si bien desde una perspectiva restrictiva podría ser considerado un avance, sigue siendo insuficiente e incluso discriminatorio con las trabajadoras de casa particular. Pero principalmente voy a votar en contra porque no podemos seguir permitiendo, en particular en materia laboral donde se expresa quizás más violentamente las explotación de los trabajadores, la lógica de avanzar "en la medida de lo posible", un posible que por cierto no definen los y las trabajadoras, sino los empleadores y los empresarios en acuerdo con el gobierno de turno.

Quiero destacar si, el trabajo que ha realizado el Sindicato de Trabajadoras de Casa Particular, y ponerme desde ya a su disposición para colaborar en mejorar este proyecto. Mi voto es contrario a este proyecto por su insuficiencia y su inexplicable legitimación de la desigualdad de trato hacia las trabajadoras de casa particular en relación al resto de los trabajadores, pero ello no afecta mi compromiso para trabajar en conjunto con ustedes para reparar las condiciones indignas en que como sociedad hemos permitido desarrollen su trabajo.


viernes, 3 de octubre de 2014

Argumentación prohibición de arriendos en educación

La Comisión de educación despachó este miércoles el proyecto de ley que pone fin al lucro, selección y copago. El ejecutivo, en una de sus indicaciones, retrocedió de su propuesta inicial y permitió los arriendos de colegios, lo que fue aprobado. Creo que esto es un grave error que deja abierta la puerta al lucro, aunque sea regulado, en la educación. Les comparto la intervención que hice en la Comisión a propósito de este tema.




-------------------------------------------------

Presidente, esta indicación busca permitir los arriendos con personas relacionadas sin fines de lucro, y los arriendos con personas no relacionadas, independiente de si tienen o no fines de lucro. Después de estudiar el punto con mucha detención, he llegado a la convicción de que, pese a la regulación, a través de este mecanismo se deja abierta la puerta justamente a lo que da sentido a esta discusión, que es permitir el lucro en la educación. Para poder explicar este punto, bien vale detenerse en él.
Lucro es la ganancia del capital a partir de una actividad. Es extracción de plusvalor. En el actual sistema, las utilidades se retiran de dos formas, renta y ganancia. Como las fundaciones sin fines de lucro no pueden retirar utilidades, se utiliza la renta de terceros como mecanismo de facto (el caso de las Universidades es claro en esto). La otra alternativa, que hemos buscado regular en otros aspectos de esta ley, son los salarios que no devengan trabajo (sostenedores que reciben sueldo no asociado a una labor).
Al no arrendar el bien inmueble, es decir, que no se pague su uso, se prohíbe la forma más clara de lucrar, porque no se camufla de trabajo. El proyecto del gobierno inicialmente manifestaba la voluntad de terminar con la renta a partir de la educación, aunque los mecanismo concretos para lograrlo hayan podido ser discutibles. Desgraciadamente, para resolver el problema del mecanismo, con esta indicación el gobierno renuncia a su voluntad inicial, y eso es precisamente lo que no podemos permitir. Ayudemos al gobierno a rescatar el espíritu original de este proyecto en esta materia.
El principal argumento de quienes defienden que el arriendo no es lucro es que constituye un negocio distinto del educacional. De esta manera, el servicio inmobiliario prestado por el tercero se vuelve equivalente a otros servicios necesarios para funcionar (la luz, el agua, etc.).

El gobierno propone un sistema de arriendo que lo hace más barato que el precio de mercado. Puesto así, arrendar a un precio bajo el mercado sería, en la práctica, un aporte del tercero a la educación (del dueño del inmueble), puesto que estaría dejando de percibir un delta por arrendar ahí y no en otra cosa.

Ejemplo: “tengo un edificio y ayudo a la educación, me arriendan por menos plata, y dejo de percibir lo que recibiría si arrendara para un supermercado”.

Este argumento se extrema: se plantea que, en realidad, en todo lugar no solo pagamos la luz o el agua, sino que todos pagamos el “costo de oportunidad” cuando somos propietarios de un inmueble (léase, el costo de oportunidad de no estar arrendándolo).
  
Con este argumento, el arriendo regulado representa un “ahorro”.

Este argumento es falaz. Permítame explicarlo.

En todo servicio necesario para la educación, el capitalista que lo ofrece debe producir valor: en el agua, los libros, la comida que entrega la JUNAEB, etc. En ninguna de esas actividades el valor se origina en lo que pasa en las aulas, sino en otro lugar, previo a ese. Tras todas esas actividades hay trabajo, la renta y la ganancia que producen esas actividades provienen de sí mismas (la ganancia de la manipuladora de alimentos, del trabajador del agua y del control del proceso de trabajo;  la renta por el derecho de uso de la tierra por donde el agua pasa o de donde se saca).

Quien es dueño del inmueble de la escuela no hace nada, y recibe parte del valor generado en las aulas, en este caso (como la educación no se vende en el mercado) de los recursos que se entregan para tales actividades, en este caso, recursos públicos.
  
Esta es la razón de la triangulación en primer término: la renta del inmueble SURGE DE LOS RECURSOS DESTINADOS A EDUCACIÓN Y NO APORTA TRABAJO A ELLA. ¿Qué aporta? El derecho de ocupar el inmueble.

La renta proviene de la educación y no aporta trabajo. El Estado debe obligar a que el sostenedor sea propietario, comprarle al tercero, o expropiar. Hay mil formas, pero el punto es: el colegio no puede dar renta, porque esos son recursos que no van a calidad.

Esto es lucro de la educación, no importa si es un peso o todo el PIB. Como mecanismo debe desaparecer, de lo contrario, se legitima el lucro en educación y con recursos públicos. Todo peso que se invierte en educación debe ir a educación. El arriendo hace que esa condición no se satisfaga, y de la peor manera, porque es renta y no ganancia.
  
Tras 2011 el mercado en educación, como estaba, se deslegitimó. Deslegitimado que el mercado sea viable en educación en la misma forma jurídica que en todas partes (colegios como empresas, escuelas como propiedad privada), debe dar lugar a un derecho específico, que legitime su funcionamiento.

Las indicaciones retrotraen la discusión, abriendo el arriendo. La discusión se centra en el monto y no en el principio.

Entonces, ni se mejora el mercado, ni se acaba con él. Ni lo uno ni lo otro, sino todo lo contrario: se negocia un “rentismo regulado con recursos públicos”. El arriendo se legitima, regulándose un poco su monto.

Yo no puedo avalar esto en principio. Independiente del monto. Independiente de si el tercero es relacionado o no. Independiente de si tiene o no fines de lucro.

Si se trata de una discusión sobre la iglesia, que se diga de frente y no se trate de engañar a la sociedad. Discutamos el tema de la iglesia. Pero no nos engañemos.

No cometan el mismo error de las manos levantadas del 2007, del cual ustedes mismos se han arrepentido. Se que ha habido presiones para que aprueben, y muy duras. Pero este tema es fundamental. Si aprueban esta indicación están dejando la puerta abierta al lucro, aunque sea regulado. Es el mismo mecanismo que utilizaron empresarios inescrupulosos para reventar a los estudiantes y trabajadores de la Universidad del Mar, la misma manera en que hoy se triangulan recursos que no se invierten en más calidad para nuestros estudiantes, el mismo concepto contra el cual nos levantamos y hemos marchado desde el 2006 en adelante.


miércoles, 10 de septiembre de 2014

Intervención Reforma Tributaria. Empresariado y política

Estimad@s, comparto mi intervención de hoy en el último trámite de la reforma tributaria. En ella, más que referirme a los aspectos técnicos de la misma (cosa que he hecho en intervenciones anteriores sobre el tema), traté de expresar la preocupación por la creciente colonización del empresariado hacia la política.

Como siempre, quedo atento a sus comentarios y críticas.

Un abrazo

-------------------------------

Esta reforma tiene silencios, defectos y virtudes. Tiene el inexplicable silencio del cobre, sueldo de Chile que diariamente empresas extranjeras se llevan a manos llenas sin pagar su valor real, y el silencio del IVA, impuesto regresivo por excelencia del que no se habla ni se toca. Tiene elementos con los que discrepo, en particular en la baja de la tasa del global complementario para el tramo más alto, y en la repatriación de capitales extranjeros, y tiene virtudes importantes, como el alza del impuesto de 1era categoría a las empresas y la norma general anti-elusión que Hacienda logró salvar después de sus cercenamientos tanto en la comisión de la Cámara como en el Senado.

Con todo, es una reforma necesaria. Pero mucho se ha hablado hoy de sus aspectos técnicos. Hoy quiero hablar desde otra mirada y con una preocupación.    

El día sábado salió una carta en El Mercurio titulada “Gratuidad Universal: una medida regresiva”. En ella, 47 personalidades fijaban una posición en relación a la reforma educacional. Pero iban más allá, y dictaban una pauta de cómo el Congreso debía actuar en relación a ella, aceptando algunos términos de la propuesta del gobierno de Bachelet, rechazando otros.

Los firmantes aparentemente muestran una transversalidad tremenda. Han participado de la política siendo ministros de gobiernos cívicos y dictaduras cívico-militares. Han pasado por gabinetes en educación, hacienda, obras públicas, secretarías de gobierno, de comunicación y cultura, etc. Personeros de todos los gobiernos de los últimos 40 años. Pero también de otras instituciones públicas, como el Banco Central.

Lo que es transversalidad en apariencia, mantiene un denominador común muy estrecho. Mantienen un pie firme en el empresariado. No en la pequeña o mediana empresa. En la grande, la de los grupos empresariales que hoy son de los más gravitantes de América Latina. Entonces no son ex ministras y ministros los que firman solamente. Los mismos, son a la vez miembros de directorios de AFPs, de Isapres, han participado del negocio de la educación desde de diversas universidades, muchas de ellas públicamente cuestionadas, presidentes de bancos, de sociedades anónimas deportivas, hidroeléctricas, comunicación estratégica, etc.

El control democrático pareciera ser algo cada vez más ajeno para la élite de nuestro país, que encuentra más “eficiencia” por fuera de la democracia, “influyendo”, pero al final del día decidiendo por todo el resto. Así este Congreso se ha ido deslegitimando. Y la política entera se ha desprestigiado y descompuesto. Cómo responde la élite? Juntándose en la casa del hermano de un ex ministro a discutir las indicaciones de esta misma reforma tributaria. Y no tienen vergüenza de hacerlo, “porque en la cocina no caben todos”. No se dan cuenta de cuán hondo calan sus acciones en esta ciudadanía.

La derecha no ha tenido momento de mayor debilidad en nuestra historia reciente.  Pero ahi está la vieja Concertación que aún resiste (ahi está el ex-presidente Lagos), y la subsidia, a la derecha, para mantenerla activa en su rechazo a las reformas. De este modo se redibuja, ahora como comedia, la autoritaria y estrecha “política de los acuerdos”. Acuerdos sin democracia, acuerdos de espaldas a la sociedad.

Es que el empresariado chileno ha desarrollado la capacidad de convocar al mundo político a los directorios de sus empresas, a que participen de sus multigremiales, de los directorios de sus medios de comunicación. Han colonizado la política (lo hemos visto de manera violenta en el caso Cascadas). Lo podemos ver a través de su financiamiento a las campañas, a través de la profesionalización y legitimación del lobby, de la representación de intereses por fuera de los términos democráticos, etc. Se ha dibujado una “puerta giratoria” del mundo público y privado, de los directorios, los medios de comunicación, las empresas de “representacón de intereses”, el parlamento, el ejecutivo, etc. Ahí hay una conciencia y un interés que se proyecta a la política, y toma definiciones para el conjunto de la sociedad.

Eugenio Tironi señalaba el día domingo en un programa del canal público: “los ricos siempre van a encontrar maneras para no pagar impuestos. Por eso son ricos... en buena medida”. Cuál es el camino a través del cual van a encontrar la manera de no pagar impuestos? La política.

Votaré a favor de lo que creo que es un avance, y en contra de los aspectos que estimo regresivos. Pero la preocupación por la colonización del empresariado a la política se mantiene. Por eso, aprovecho esta instancia para hacer un llamado a los senadores, para que avanzando en transparencia para la política, aprueben la prohibición den aportes reservados a las campañas y los aportes de empresas. Luchemos transversalmente por la autonomía de la política frente al dinero.



lunes, 25 de agosto de 2014

Nuestra sede



Cuando ganamos la diputación, uno de los objetivos que nos pusimos con nuestro equipo fue el de darle la vuelta al concepto tradicional de la "sede distrital" del parlamentario. Durante mucho tiempo, las sedes distritales han sido espaciosburocráticos/asistencialistas que nunca nos hicieron mucho sentido, y queríamos atrevernos con algo diferente. Con esa lógica, y tomando la posta de lo que había sido el Imago Mundi en Punta Arenas, decidimos crear una sede distrital que fuera a su vez un espacio cultural de puertas abiertas para todos los y las habitantes de la ciudad.

Cómo no sabíamos (tampoco lo sabemos a ciencia cierta ahora), cuál era la forma "correcta" de ser diputado, decidimos inventar. Y así, surgió "La Idea" (nombre puesto en homenaje al sindicalismo de antaño, que para burlar la represión hablaban de "la idea", para referirse a su organización y lucha), que es a la vez nuestra oficina, pero también, y por sobre todo, un lugar de encuentro.

Son cientos de personas las que en estos 6 meses con su trabajo han ido moldeando este espacio, llenándolo de vida y sentido, aportando creatividad, tiempo y esfuerzo, sin más interés que compartir su conocimiento y repensar la forma de hacer política en nuestro país. A ellos, infinitas gracias por su alegría y rebeldía, y a todos, les dejamos abierta la invitación a que vayan a conocernos a Magallanes... allí donde comienza el mundo.

Aquí pueden ver algunas de las actividades que estamos haciendo en nuestro Espacio Cultural La Idea , además del Pre-universitario popular gratuito que todas las semanas se lleva a cabo con más de 90 chicos y chicas de liceos de la ciudad y realizado por puros profes voluntarios que creen en este proyecto.

Un abrazo lleno de futuro 














































miércoles, 13 de agosto de 2014

Intervención reforma al sistema binominal

Hoy nos reunimos para enfrentar una crisis. No se trata del tipo de crisis que provoca catástrofe repentina, como cuando golpea un terremoto. La nuestra es el tipo de crisis que se produce por el lento desgaste de una situación crecientemente adversa que se elude y se parcha, sin enfrentarla directamente. Y así como la erosión puede convertir un terreno fértil en un desierto, la deslegitimación de la política puede convertir la participación y el espíritu democrático de un país, en apatía, desconfianza, abstención y, finalmente, desborde institucional.

Los chilenos y chilenas hemos construido una manera de referirnos a este problema: hablamos de problema del sistema binominal. Y en esto la ciudadanía es clara: Hay que cambiar el sistema binominal. Pero una cosa son las reglas del sistema binominal y otra es la política binominal. La política binominal no se sustenta solo en la regla binominal, también en un sistema electoral que premia la integración en grandes bloques, entregando poder de veto y control para ser electo a quienes administran los cupos de estos conglomerados. Segundo, un sistema de partidos que permite partidos que son administrados por cúpulas que no están sujetas al control de sus bases. Y por último, un débil sistema de financiamiento público a la política y un sumamente opaco y poco transparente sistema de financiamiento privado de la política (indicación para terminar con aportes reservados). Esta triada se traduce en una altísima colonización de parte de los intereses económicos sobre las dirigencias de los partidos políticos, lo cual no puede ser contrarrestado al interior de lo mismos, y que le entrega a estas dirigencias la llave de entrada y de salida de la política.

Hoy tenemos frente a nosotros el proyecto de ley que cumple el compromiso presidencial de acabar con el sistema binominal, y lo que los chilenos quieren saber es si es que se acabará o no con esta forma de la política que nos ha regido desde el retorno a los gobiernos civiles. Lamentablemente, debemos afirmar que, a pesar de ciertas mejoras que deben ser reconocidas, este proyecto no acabará con la lógica binominal: fueron rechazadas las indicaciones para transparentar los aportes de privados y controlar los gastos en campaña (y por eso repusimos la indicación que presentara Giorgio Jackson y Vlado Mirosevic para terminar con los aportes reservados en política, que esperemos todos voten a favor); no representa ningún avance en democracia interna de los partidos (y por lo mismo fiscalizaremos con mucho celo el cumplimiento del protocolo para tener una nueva ley de partidos y nueva ley de financiamiento a la política al que se comprometió el gobierno con muchos diputados independientes); y no se cambia el sistema de listas, ni se atenúan sus efectos. El mayor tamaño de los distritos, junto con la posibilidad de llevar más candidatos en las listas que los escaños disponibles, sumado al efecto de arrastre que producen las listas en el sistema proporcional, hacen pensar que, salvo algunas situaciones puntuales, la posición dominante y controladora de los dos grandes bloques políticos se mantendrá. Así, al menos, lo han señalado la mayoría de las simulaciones disponibles. Cambiar la lógica bicoalicional heredada de la dictadura seguirá siendo una tarea pendiente para las fuerzas democratizadoras de este país.

En particular, creemos que una reforma al sistema electoral, necesariamente, debe incluir mecanismos para posibilitar e incentivar una mayor igualdad de género, y por eso estamos de acuerdo con medidas afirmativas que permitan avanzar en los derechos de las mujeres. Sin embargo, tenemos serios reparos respecto a la efectividad de la reforma tal como está. El porcentaje de cuotas debe aplicarse a nivel distrital para que los partidos no pasen gato por liebre mediante arreglos truchos que sigan excluyendo a las mujeres. Esperamos esto se mejore en el Senado.

Lo que resulta impresentable es que se haya optado por dejar fuera del proyecto una verdadera redefinición del mapa de distritos existente, a través de un proceso transparente y democrático.

Hay ciertas reformas que se votan hoy y que son sin duda un avance para nuestra democracia, y por esto, votaré a favor íntegramente de este proyecto. Por un lado, me parece crucial que se elimine la distorsión a la voluntad popular que representa la regla de exigir el doblaje en el actual sistema. Además hay normas sumamente positivas que facilitan la constitución de nuevas fuerzas políticas y su mantención como partidos políticos.

Por último, no puedo dejar de notar que la UDI, en un mensaje de muy mal gusto, dice "estamos bien aquí los 120", comparando a los diputados con los mineros que estuvieron enterrados semanas bajo tierra producto de un sistema explotador de trabajo que hasta el día de hoy no ha mejorado. Claro que estamos bien aquí los 120, ganando más de 8 millones mensuales y con todos los privilegios que tenemos. Si mejorar la democracia, implica mayor gasto, bienvenido sea, pero que eso no sea a costo de precarizar a los funcionarios del Congreso. Podemos no gastar más aprobando la baja de sueldos de nosotros mismos que hoy equivale a 40 veces el sueldo mínimo. El más alto no sólo de América Latina sino también de la OCDE. Los invito a que se vote el proyecto que presentamos para rebajar los sueldos de los parlamentarios para que esa sea la manera de no aumentar el gasto con esta necesaria reforma.




Muchas gracias.


martes, 5 de agosto de 2014

Intervención proyecto de ley Manipuladoras de Alimentos

Hoy aprobamos el proyecto de ley que mejora las condiciones laborales de las manipuladoras de alimentos. Estaremos atentos al cumplimiento del gobierno de los compromisos adquiridos, y fiscalizaremos que las bases de la licitación en Magallanes incluyan el bono de zonas extremas tal como demandan las trabajadoras de la región.



--------------------------------

Primero lo primero. Seguramente hoy no estaremos discutiendo esto si no fuera por su organización y movilización. Desde Arica a Magallanes (donde incluso se movilizaron con frío, viento y nieve), las manipuladoras de alimentos se han sindicalizado y han salido a las calles a exigir algo tan básico. Dignidad. $166.000 pesos... quien vive con $166.000 pesos. ¿Cuál es el valor del trabajo en nuestro país? ¿Cuál es el valor del trabajo de una trabajadora que se saca la cresta todos los días para alimentar a los niños y niñas de nuestro país? El antagonismo entre capital y trabajo se expresa con toda su violencia en el proyecto de ley que hoy estamos discutiendo.

Cuando dicen discutamos de verdad el salario mínimo, yo me preguntó por qué desperdiciamos la oportunidad de discutir el salario mínimo cuando hace un mes discutimos el salario mínimo. No nos escudemos en el futuro incierto para justificar lo que ayer muchos criticaron. Con un salario mínimo de $225.000 no se vive en Chile, y la deuda y precaridad es la realidad a la que se condena a más de 800.000 trabajadores en nuestro país. Las reformas laborales que se vienen (titularidad sindical, fin al remplazo en huelga, fortalecimiento de la negociación colectiva, piso mínimo en relación a la última negociación son necesarias y urgentes, pero no justifican seguir retrasando lo que desde el 2007 se exigía. Porque en llegar a la meta de 250.000 recién en enero del año 2016, cuando la misma cifra se proponía ya el año 2007, es ignorar que durante 18 meses también aumentará el costo de la vida y que por lo tanto, la cifra que se proponía ayer, mañana no será más que un sueldo de hambre.

Sobre el proyecto de ley en comento, que duda cabe que es un avance. Que se les pague Diciembre, Enero y Febrero, que se privilegie el contrato indefinido, que se incluya l indemnización por años de servicio y que se incorpore a la educación parvularia y básica inicial. Pero deja flancos abiertos. Veamos.

La incertidumbre que viven las trabajadoras cada vez que termina un contrato y hay que licitar de nuevo. En Magallanes, se puso en duda el bono de locomoción y movilización, y qué decir del  justo y necesario bono de zonas extremas. No es casualidad que las dirigentas de Magallanes no puedan estar hoy aquí con sus compañeras. Iba a presentar una indicación para asegurar que las bases de licitación partan del piso de la negociación anterior. Lo conversé con la Ministra y no lo haré para esta ley, porque la Ministra se comprometió explícitamente a asegurar este derecho en las leyes en materia laboral que se presentarán este 2do semestre, Tengo un escepticismo aprendido, pero creeré en este compromiso.  

La gratificación mensual también es un tema pendiente. ¿Qué justificación puede existir para que a los administrativos se les pague un bono de gratificación mensual y no a las trabajadoras que son justamente las que generan las ganancias?

Y el punto más sentido. El salario. Se retiraron las bases de licitación de contraloría con el compromiso de Educación y de Hacienda de hacer todos los esfuerzos para que el requisito mínimo para postular a la licitación sea la de ofrecer un salario equivalente a 1.3 veces el actual sueldo mínimo. Ese compromiso hay que exigirlo, y esta es la semana para hacerlo.

"Avanzar, avanzar, hacia el Paro Nacional" nos dicen las trabajadoras. Hace cuánto tiempo que no escuchábamos este sentido grito de fuerza obrara, de organización sindical, en el Congreso de la República. Y avancemos juntos hacia el paro nacional si es que el gobierno no cumple sus compromisos.

Toda la fuerza para ustedes!