miércoles, 17 de julio de 2019

Elegía a Gabriela Mistral (de Enrique Lihn)





Dirán que se ha dormido para siempre, dirán
que un ala color fuego y otra color ceniza
el ángel de su voz baja por ella
lleno de un Cristo único: impaciente en la espera;
que esperezándose de su vida profunda
nunca bien conciliada como sueño de exilio
con ojos que sus ojos de polvo le cegaron
todo lo ve en su Dios que lo ve todo.
Y cae allí donde estuvo su pecho
desenredado el nudo que la hizo cantar;
silencio ahora guarda, feliz, como de niño.
Dirán que está en la Gloria.

Dirán que está en la Gloria y que se encuentra en ella
una a una sus pérdidas como en un arenal
donde acampara el reino del que fue reina.
Su madre se le ofrece nuevamente en la jarra
en que le bebe el rostro con el suyo mil años.
Se yergue y he ahí los niños que no tuvo;
su amor luce en el cielo carne y hueso divinos.
Jóvenes de otra edad, fantasmas vivos
callan para que hable y es en Elqui, su valle
a un paso de países que le dan alegría.
Dirán que es suyo el seno de los suyos.

Son palabras, palabras creo oírle a la tierra
que, como siempre tiene la razón, coge y muele
su presa en un silencio que desvela a las víboras.

Palabras, sí. Pero algo suena en ellas
como en un verso mío un verso suyo
de vivo y cierto y creo y se abre el cielo
bajo la sombra que le da mi mano
No hay secreto ninguno en el azul
que no sea el azul de su secreto
y si otro mundo existe el sol lo abrazaría.
Enero corre incrédulo, apegado a sus días
hombre y buey a la vez, perro salvaje...

Y un absurdo solemne se prepara:
una misa solemne.
No me muevo de aquí, no bajo a la ciudad,
viene en su lugar otra que era apenas su sierva.
La tierra apoderada del cuerpo de Gabriela
bailará al paso lento del cortejo en las calles
y el Cristo mendicante que amó como mendiga
será sólo una cruz de una pieza, dorada
esplendorosa y fría como treinta monedas.
Niñas de blanco, en blanco, demasiado inocentes
bostezarán el sol hasta que entre en escena
seguido del ejército su primo, el gran soldado.

No me muevo de aquí donde está ella,
en su libro, en su voz que le leemos
toda una noche de cerrada vigilia.
Agua que se bebió vuelve a embriagarnos
de una sed, maravilla de las aguas.
Compañía nos hace el pan, su hermano
y la sal que aprendieron, poco a poco, sus sienes.

Envejecemos con sus criaturas
en el desierto que las guarda vivas
para un día feliz no venidero;
y muere, ante nosotros, la extranjera
en una soledad que nos ahoga.

Cabe en un redondel de luz la América
que un corazón contuvo en un gesto de amor.
La vida innominada no vive en nuestra vida
y cuando es justa como lo es su palabra
parece que las cosas sólo existen
para corroborarla desde lejos.
Al sol del Trópico lo alumbra Gabriela
la que levanta a signos toda una cordillera;
y el maíz tiene ojos que ella mira y la miran
innumerablemente como a madre giganta
como el verde amarillo de agradecimiento.
Mil años esperaron que naciera, sus hijos.

Y no ha nacido el día de los días para ella
cuerpo sólo es ahora que se encarna en la tierra,
ola que pierde espumas de su nombre
en la fosa común del mar del fondo.
Por mi parte yo nada le deseo,
busco su dicha allí donde encontró su dicha;
el canto, cuando es bello, cura el dolor que mienta
y le sobra belleza para el dolor más ancho.
Creo verla poner a su desgracia
el rostro grave y dulce que espejea en su verbo.
Escuchémosla hablar, roto el silencio
no atinaremos a llamarla ausente.




miércoles, 10 de julio de 2019

Entrevista en La Tercera

Esta entrevista fue publicada por La Tercera PM el 10 de Julio del 2019. Me han comentado que para poder leerla hay que estar suscrito al diario así que la subo aquí para que quede de libre acceso. Un abrazo! De todas maneras dejo el link de la entrevista original aquí .
-------------------
Mientras él y sus huestes están volcadas a conseguir las firmas para legalizar su nuevo partido, Convergencia Social -tienen plazo hasta enero-, el diputado Gabriel Boric Font disecta algunos de los pendientes que tiene la izquierda chilena, partiendo por el peliagudo asunto de tomar bando ante la crisis en Venezuela y por la crisis del Partido Socialista. La semana pasada hizo ver que prefería mantener una “sana distancia” con la cúpula de Álvaro Elizalde en medio de ese conflicto, pero mantiene sus reparos incluso después de que el senador consiguiera dos años más de mandato el fin de semana.
“Le tengo un profundo respeto a la historia del PS. Toda la izquierda chilena tiene mucho de qué enriquecerse a partir de los debates que ha habido desde Marmaduke Grove, y la crisis del PS no es una que podamos mirar con codicia ni alegría”, hace ver, pero que eso no impide que “hay que sacar lecciones de eso”. Dice que “no puedo cuestionar que el presidente que eligieron es Álvaro Elizalde”, pero que “en Magallanes, por ejemplo, es que es mucho más interesante discutir con las bases del PS que con directivas con este nivel de cuestionamiento”.
-La elección ya terminó. ¿Sigue cuestionada su directiva?
-La directiva del PS está cuestionada por parte del mismo PS. Ahora, no tengo dudas de quién es el presidente, si eso es evidente.
-¿Elizalde es el presidente nominal o legítimo del PS?
-O sea, cumplió con los procedimientos que tienen. Pero para mí hay sectores del PS con los que evidentemente tengo mucho más que conversar que con la directiva.
-¿Seguirá manteniendo “sana distancia” con él y su mesa, como dijo?
-Aún no se han hecho todos los esfuerzos por aclarar las denuncias que se realizaron. Lo vinculo no con el problema del narcotráfico, sino con el del clientelismo, y es algo que el PS tiene que poder debatir. Eso no quita de que pueda haber coordinación parlamentaria, que presentemos proyectos en conjunto. No se paraliza el trabajo en el Congreso, sería una pequeñez nuestra.
-Él anunció varias medidas ¿Son suficientes?
-La crisis del PS es extensiva a toda la política y tiene riesgo de contagio. No solo ellos están en esta situación, y por eso desde el FA y en Convergencia Social tenemos que sacar lecciones importantes porque no somos inmunes, no somos moralmente superiores.
-Giorgio Jackson me dijo hace un par de semanas que para RD era poco menos que objetivo militar desalojar al alcalde ex PS Miguel Ángel Aguilera de San Ramón en las municipales del próximo año. ¿Para ustedes también?
-Sin duda. Vamos a competir en todo ese tipo de comunas. Y lo haremos en acuerdo como Frente Amplio, no solo como una cuestión de RD o de Convergencia Social: trabajaremos juntos para desalojar de comunas como esas al señor Aguilera.
-Eso va a poner más cuesta arriba posibles acuerdos electorales con la ex Nueva Mayoría, ¿o no? La elección de gobernadores es uninominal; si dividen fuerzas, pierden.
-Cualquier tipo de acuerdo electoral tiene que ser en función de proyectos comunes antes que de enemigos comunes. Si ese proyecto común no existe, no veo sentido en andar forzando pactos. He visto que en regiones hay espacios para eso; no hay una realidad nacional en eso.

La izquierda, el PC y Venezuela

-¿Por qué la izquierda debe condenar “sin empate ni matices” que Nicolás Maduro esté violando los derechos humanos en Venezuela, sobre todo con el informe de Michelle Bachelet encima de la mesa?
-La izquierda chilena tiene una tradición democrática y de lucha contra todo tipo de autoritarismo que es innegable. La construcción de un futuro humanista, centrado en el respeto a los derechos humanos de todos y todas, requiere que esto no tenga un doble estándar.
-¿Cuánto daño le hace a la izquierda el no tener un solo estándar?
-Estamos avanzando. La relativización de las violaciones a los derechos humanos es cada vez menor. En el Frente Amplio, por lo menos, lo que ha primado es una condena clara hacia cualquier violación, sea donde sea. No es algo que vengamos inventando ahora. Tal como condenamos de manera explícita las violaciones a los derechos humanos, tortura y asesinatos en Venezuela, también hoy pedimos que se respete el derecho a asilo a los venezolanos entrampados en la frontera, y al cual el gobierno chileno –que ha hecho gárgaras con este asunto- les ha negado el asilo. Ahí también hay un doble estándar; la crisis venezolana se ha utilizado de una manera grosera para hacer política interna.
“No tengo duda de que hay que condenar las violaciones en Venezuela desde antes del informe de la Alta Comisionada, es cosa de conversar con los miles de venezolanos que han llegado a Chile. Para mí esto es una cuestión de principios, que nos valida para poder abordar la construcción de un proyecto de izquierda hacia el futuro”.
-Pero en el Frente Amplio hay al menos dos diputados, Tomás Hirsch y Claudia Mix, que no han condenado sin matices esto.
-Tendrías que preguntarles a ellos directamente, pero no creo que sostengan eso.
-¿La postura oficial del PC, citando sus propias palabras, es “un empate”, es “un matiz”?
-Me quedo con las declaraciones de la diputada Camila Vallejo: el informe es lapidario.
-Pero ella no es la presidenta del PC, sino que Guillermo Teillier, que dijo otra cosa.
-No voy a ser quien aísle al PC ni quien decrete un posible aislamiento. Espero que todos y todas tengamos la visión de largo plazo de que derechos humanos se tienen que respetar de manera universal, indivisible, y sin importar quién acomete su violación. E insisto en que se ha usado demasiado la crisis venezolana para intentar dividir las aguas internamente. Hemos tenido un debate en la izquierda sobre esto.
-¿Qué clase de señal es que Eduardo Contreras, encargado de relaciones internacionales del PC, diga que “condenar a Maduro es condenar a Allende”?
-El problema es que el pueblo venezolano está sufriendo, esto no se puede utilizar para la política de alianzas con el PC o si le pego un combo más a la derecha.

“No creo que Bachelet necesite ungir a nadie como candidato”

-¿Sigue pensando en ir al Senado?
-No es algo resuelto, aún no llegamos ni a la mitad de este periodo parlamentario. Es muy pronto.
-Pero sí descartó la presidencial.
-Sería una arrogancia absurda caer en autoproclamaciones.
-Para esa presidencial, entre los nombres mejor ubicados de la oposición -según la CEP- están usted, Jackson, el alcalde Jorge Sharp y Beatriz Sánchez. ¿El Frente Amplio va a llevar o no candidato o candidata? ¿A Sánchez la ve postulando de nuevo o como gobernadora de la V Región?
-Beatriz tiene un tremendo atributo. Ha hecho una pega quizás lejos de la prensa y las cámaras, pero ha sido muy importante en consolidar el Frente Amplio a nivel nacional y en los territorios. Beatriz, que ha recorrido Chile, es la persona mejor posicionada para pensar en una candidatura presidencial. Ahora, no es algo que haya decidido, pero para mí es quien mejor puede enfrentar ese desafío.
-¿Cuánto ruido mete en el cuadro presidencial Michelle Bachelet? Mientras figure así no dejará crecer mucho a nadie. Más ahora después de su informe por Venezuela. ¿No tendría que decir con mayúsculas que está “retirada”, o tal vez ungir o bendecir a una candidata o candidato?
-No creo que esté en carrera presidencial. Ella está haciendo su trabajo como Alta Comisionada, algo muy serio y de mucha responsabilidad; no creo que esté pensando en una tercera candidatura. Y no creo que necesite ungir a nadie, nosotros tenemos que desarrollar nuestros propios liderazgos, independiente de lo que decida o no hacer Michelle Bachelet.

“El Fiscal Nacional ya ha cometido varias negligencias”

Boric también está pendiente, y harto, de las consecuencias y acciones por tomar ante el impacto del crudo informe de la Policía de Investigaciones que describió y constató más de 2 mil casos de abusos en hogares de menores administrados por el Sename, y que estuvo oculto durante meses. “Esta gravísima vulneración y abuso que están sufriendo cientos y cientos de niños tiene que parar ya”, dice, y asegura que “vamos a estar absolutamente encima, tiene que ser un trabajo coordinado con el gobierno. Seré fiscalizador pero también voy a colaborar”.
-Hubo retrasos, el informe permaneció oculto durante meses. ¿Coincide con el diputado René Saffirio cuando pide la renuncia del Fiscal Nacional Jorge Abbott y del ministro de Justicia, Hernán Larraín?
-El Fiscal Nacional ya ha cometido varias negligencias. Independiente de su voluntad, ha sumado varios errores, tanto en materias de corrupción como a este ocultamiento -que él señala involuntario, de información relevante y gravísima. Él tiene que asumir su responsabilidad. ¿En qué se traduce eso? Lo vamos a evaluar en detalle. No quiero adelantar solicitudes de renuncia por la prensa, no creo que eso a buenas y primeras contribuya a solucionar el tema de fondo.
-El Frente Amplio ya fracasó en su intento de acusarlo y destituirlo. ¿Lo intentarán de nuevo?
-En la medida en que se suman antecedentes, uno tendrá que evaluarlo. Hay varios que se han ido sumando, pero mi prioridad, más que los coretes de cabeza, es cómo detenemos los abusos y garantizamos la protección de los menores.
-¿Y el ministro Hernán Larraín?
-Es el responsable político de lo que sigue sucediendo en los hogares residenciales. También tiene una responsabilidad que cumplir. La pregunta es, ¿se podría haber hecho más? Yo creo que sí.

La política y la realidad.


Esta columna me la publicaron en el diario The Clinic el 27 de Mayo de 2019

Cuentan de un joven militante del MAPU que a mediados de los años ’70, en el momento más feroz de la dictadura chilena tuvo el valor de asumir labores de dirección de su partido en la clandestinidad. Se llamaba Carlos Ortúzar, y quienes fueron cercanos a él recuerdan su capacidad de escuchar en tiempos donde era más frecuente hablar (aunque tuviera que ser en voz baja), de dudar cuando era más fácil no hacerlo y de tratar de entender un sentido común que estaba cambiando a una velocidad que a la izquierda le tardó años comprender. Carlos murió en un accidente en 1978 y su memoria se ha ido difuminando con el tiempo, pero su forma de entender la política marcó a quienes compartieron con él. 

En lo que todos con quienes he tenido la oportunidad de conversar que lo conocieron coinciden es en que Carlos Ortúzar entendía que la construcción social de la política estaba antes que los discursos, las alianzas y las negociaciones, que al final del día la política se trata se construir en conjunto con el pueblo (y no solo “para” él) una voluntad de transformación de la realidad para hacer de la vida en sociedad un lugar mejor. Pero para poder transformar la realidad hay primero que entenderla y no caer en la fácil tentación de creer que la realidad es lo que uno quiere que sea.

¿Cómo entiende hoy la izquierda la realidad?

Después de los movimientos sociales que remecieron al Chile de comienzos de la década que ya se despide hubo quienes preconizaron que el modelo se derrumbaba. Años después, la Nueva Mayoría desde el gobierno trató de implementar tímidos cambios en algunos aspectos de ese modelo que seguía allí, pero lo hizo despreciando a quienes habían forjado su visión de mundo, sus temores y esperanzas, en paralelo a la maduración y consolidación de la profunda revolución neoliberal chilena. Y después, cuando la derecha nuevamente con Sebastián Piñera a la cabeza lograba un categórico triunfo en la última elección presidencial, desde la misma izquierda surgieron voces que afirmaron que quienes habían votado por Piñera no sabían lo que hacían, acuñando el despectivo concepto de “facho pobre” para explicar la derrota. 

Sin embargo, a ya casi 2 años del triunfo presidencial de la derecha, lo que parece realmente pobre es la explicación que desde los sectores progresistas se da a su triunfo, y sobre todo, la propuesta alternativa que estamos presentando a Chile quienes no somos parte de este gobierno, más allá de las disputas políticas del día a día y el canto de sirena que es el aplauso fácil por redes sociales.

¿No será que debemos cambiar de estrategia?

Para el Frente Amplio que irrumpió con fuerza en la última elección, ya no basta con la novedad ni la idea de la juventud virtuosa. Debemos (y hablo desde dentro y comprometido con el proyecto frenteamplista) ir mucho más profundo y comprender la realidad material tal cual es, para desde allí interpretarla y luchar por transformarla. Para eso hace falta ser más como Carlos Ortúzar, y darnos el tiempo para mirar, escuchar, tener métodos de análisis, y dudar. 

No es que no estemos haciendo nada al respecto. Por ejemplo cuando Gael Yeomans camina los barrios de San Miguel y San Ramón dialogando con jubilados sobre la reforma previsional, Miguel Crispi recorre los hospitales de la zona sur de Santiago para conversar directamente con quienes allí se atienden sobre la reforma a la salud, Camila Vallejo visita diferentes ciudades explicando y convocando a apoyar el proyecto de reducción de jornada laboral a 40 horas semanales, Jorge Sharp construye el nuevo plano regulador de Valparaíso con la activa participación de los vecinos o Luz Bermúdez (dirigenta sindical de la salud de Magallanes) acude a las juntas de vecinos de Punta Arenas organizando cabildos por el movimiento NO + AFP, se siente una política distinta de la del clientelismo a la que la transición nos tenía acostumbrados. Esa de ganar elecciones internas a cualquier costo, regalar tortas, premios para bingos, pagar cuentas u ofrecer cualquier tipo de prebenda a cambio de una pretendida lealtad. También cuando se constituyen comunales del Frente Amplio  a lo largo de Chile que se vinculan a las luchas sociales de sus territorios sin suplantarlas, o cuando nuestro nuevo partido Convergencia Social supera las barreras identitarias de los grupos que le dan origen y se organiza como fuerza unitaria en todas las regiones del país la política adquiere más sentido. No somos los únicos que lo hacemos por cierto, pero hay muchos a quienes pareciera que el poder por el poder les importa más que la pregunta de para qué tenerlo. 

Pero tenemos que ir más lejos.

Los conservadores de todo signo político siempre acusarán a quienes queremos impulsar transformaciones estructurales de utópicos. Ante ellos tenemos la obligación de defender la utopía como una energía que nos mueve pero con los pies bien puestos en la realidad que queremos cambiar, defender la ideología como la sistematización de una forma coherente de pensamiento que nos guía en la acción pero que no tiene sentido sin esta última, luchar por la desmercantilización de las esferas de la vida que creemos debieran ser derechos por el solo hecho de ser personas, y vincularse existencialmente al sentido común de una sociedad que cambia vertiginosamente.

Carlos Órtuzar, antes de morir a sus jóvenes 28 años, insistía que los trabajos de dirección no pueden disociarse del trabajo de base. Es allí dónde debemos volver. Pero no solo a las bases de nuestros mismos partidos a hablarnos entre quienes ya estamos convencidos, sino a la base de la sociedad, allí donde la realidad se vive desprovista de sobreideologismos que distorsionan.  

Y eso requiere tiempo, paciencia, estudio serio y trabajo. Mucho trabajo.


viernes, 10 de mayo de 2019

Por una jornada laboral de 40 hrs!



Hace un par de semanas conformamos la Bancada Transversal por las 40 horas, que busca rebajar la jornada de trabajo de 45 a 40 horas semanales. Esto, por supuesto, sin disminuir la remuneración actual de las y los trabajadores. 

La evidencia indica que mejores condiciones laborales aumentan la productividad. El año 2005 en Chile se rebajó la jornada de 48 a 45 horas semanales sin que eso afectara la economía del país. Estudios del INE y del Banco Central demostraron que los primeros años de implementación de esta medida, no afecta negativamente la productividad como afirman los gremios empresariales (incluso el 2005 el índice de productividad mejoró).

El Gobierno de Sebastián Piñera por su parte presentó un proyecto de modernización laboral que propone jornadas mensuales de 180 horas (45 horas semanales) y una jornada semanal distribuida en no menos de 4 días ni más de 6. Esto según el Ejecutivo flexibilizaría la distribución horaria, pero en la práctica lo que están haciendo es aumentar de 45 a 50 horas semanales o más al no considerar los tiempos de preparación de faena y de colación según el tipo de trabajo. La jornada laboral podría llegar hasta 13 horas diarias dependiendo del empleador y sin considerar el tiempo de traslado, que en algunos lugares del país llega a se de hasta 2 e incluso 3 horas diarias. Esto se ve agravado en un contexto de baja sindicalización y escasa cobertura de negociación colectiva (ante lo que hemos propuesto hace años ya la negociación ramal por áreas de producción).

No se trata sólo de la cantidad de horas que trabajamos al mes, sino de cómo éstas se distribuyen diariamente, lo que en materia de derechos laborales es fundamental. El cuerpo tiene un ritmo biológico natural, y el trabajar hasta 11 horas diarias seguidas puede afectar la salud física y mental además del mismo trabajo, porque al extenuarse en una o dos jornadas ya no rindes de igual manera en la siguiente, afectando así la productividad.

La experiencia nos dice que entre más larga la jornada laboral más riesgo de enfermedades. Acá no estamos hablando sólo del mundo del trabajo, sino también de las familias y de la salud de las y los trabajadores. Tenemos la convicción de que una reducción de la jornada laboral a 40 horas puede ayudar a que no tengamos que vivir para trabajar, sino trabajar para tener un buen vivir. Por ello, y para mejorar la calidad de vida de las y los trabajadores chilenos, seguiremos luchando!

Por Camila Vallejo Dowling, diputada del distrito 12, Región Metropolitana
Gabriel Boric Font, diputado por Magallanes 


sábado, 26 de enero de 2019

Derrota (Khalil Gibran)

Derrota, mi derrota, mi soledad y mi aislamiento:
para mí eres más valiosa que mil triunfos,
y más dulce para mi corazón que toda la gloria
mundanal.
Derrota, mi derrota, mi conocimiento de mí mismo
y mi desafío,
tú me has enseñado que aún soy joven y de pies
ligeros.
Ya no me dejaré engañar por laureles vanos.
Y en tí he hallado la dicha de estar solo.
Y la alegría de ser alejado y despreciado.
Derrota, mi derrota, mi fulgurante espada y mi
escudo:
que ser entronizado es ser esclavizado.
Y que ser comprendido es ser derribado
Y que ser apresado es llegar a la propia madurez.
Y como un fruto maduro, caer y ser objeto de
consumo.
Derrota, mi derrota, mi audaz compañera:
oirás mis cantos, mis gritos y silencios
y nadie más que tú me hablará del batir de las alas,
de la impetuosidad de los mares
y de las montañas que arden en la noche,
y sólo tú escalarás mi inclinada y rocosa alma.
Derrota, mi derrota, mi valor indómito, inmortal,
tú y yo reiremos juntos con la tormenta,
y juntos cavaremos tumbas para todo lo que muere
en nosotros,
y hemos de erguirnos al sol, como una sola
voluntad,
y seremos peligrosos.

jueves, 24 de enero de 2019

Intervención Servicio de Protección a la Niñez


Introducción.



Este 2018 que se resiste a terminar ha sido duro en muchos sentidos pero gratificante en lo que importa, el trabajo político que bien hecho contribuye a cambiar para bien la vida de nuestro prójimos, en particular de lo más olvidados, abandonados y maltratados. Los niños, niñas y adolescentes vulnerados en sus derechos más elementales. Su derecho a ser felices. Cuando a comienzos de año fui invitado por el gobierno a participar de la Comisión Asesora Presidencial de Infancia no tuve ninguna duda, porque tengo la convicción que la infancia es un tema que no tiene espacio para gallitos políticos y donde quienes estamos en política tenemos el deber de ponernos de acuerdo. El proyecto que discutimos hoy, el nuevo Servicio de Protección a la Niñez que reemplazará al SENAME en el área de protección es un ejemplo de ello. Creo importanjte dejar en claro que como Frente Amplio llegamos a las instituciones no para ser meros espectadores, sino para paso a paso construir el Chile de esperanzas, el Chile de todos y todas y no de unos pocos.
Como sociedad le hemos fallamos a la infancia que ha sufrido vulneraciones en sus derechos. El Comité de los Derechos del Niño ha sido claro en decir que somos responsables como Estado de violaciones sistemáticas a los derechos humanos de la infancia pobre. No queda otra alternativa que hacer algo ahora, con urgencia y decisión, y este proyecto va en el camino correcto.

Nuestro aporte al proyecto.

Así fue que apenas presentado este proyecto, con celeridad y seriedad, en conjunto con mi equipo, los parlamentarios y parlamentarias de la Comisión de Constitución y sus respectivos equipos lo estudiamos en profundidad, escuchando a expertos y la sociedad civil, y realizamos varias mejoras al texto original, que creo importante resaltar:
  • Trabajamos arduamente para consensuar un objeto del servicio que fuera de calidad y diera cuenta de las múltiples formas en que se vulneran los derechos de la niñez.
  • Logramos que el Consejo de Expertos que crea este proyecto no solo fuera de designación Presidencial, sino que al menos 2 de sus miembros fueran designados directamente por la Sociedad Civil .
  • También le impusimos la obligación de informar anualmente a este Congreso a  la Comisión de Coordinación Intersectorial respecto de aquellas entidades públicas que presenten problemas en los aspectos objeto de la misma.
  • Conseguimos, en acuerdo con el ejecutivo, establecer directamente en el artículo 19 de este proyecto los principios orientadores para los estándares de calidad de las líneas de acción, entre ellos, el de respeto a los derechos laborales de los trabajadores del Servicio y de los Colaboradores Acreditados.
  • También generamos un acuerdo sobre la línea de acción de adopción, para que se incorporara a la sociedad civil, se le diera el protagonismo al Servicio y se resguardarán los fines del proceso de adopción.
  • Pujamos para que en ningún caso los Colaboradores Acreditados desarrollen tareas de evaluación respecto del Servicio o de sus pares.
  • Y en cuanto a las modificaciones al sistema de financiamiento, es importante que destaque tres elementos que insistimos para que quedaran en el proyecto:
  1. El fin del término subvenciones para reemplazarlo por aportes financieros del Estado.
  2. Asegurar la cobertura territorial de los programas por parte del Servicio en todas las regiones respecto de todas las líneas de acción.
  3. Y lo más relevante, que el modelo de financiación de todas las líneas de acción se actualice anualmente conforme los estándares de calidad que vaya proponiendo el Consejo de Expertos, esto, mediante la ley de presupuestos. Nunca más tendremos que esperar otra ley corta y dejar que la subsidiariedad reine, eso se acabó.


Sin duda que nos esforzamos entre Diputados y Diputadas, Gobierno y Sociedad Civil para que el resultado de este proyecto sea raya para la suma.



Importancia de la Sociedad Civil.



A propósito de esta discusión, es bueno volver sobre la relación sociedad civil y niñez. En Chile el Estado llegó muy tarde al cuidado de la infancia vulnerada, fue la sociedad civil la que desde fines del siglo 19 llegó a hacerse cargo de este problema, y el Estado recién en los años 60 y 70 empieza a intervenir en esto, y así,  confundir sociedad civil con empresas privadas y meterlos a todos en un mismo saco es un tremendo error. No todos han sido parte de las vulneraciones por todos conocidas, no todos. Muchos, la mayoría, con pocos recursos y mucha voluntad han hecho de proteger a los niños y niñas de este país su vocación. Por ello, este proyecto no refleja un “enchulamiento” de la privatización del sistema sino que por primera vez en muchos años, después de los gobiernos de la concertación y de los gobiernos de la derecha, producto de la indignación que ha causado en la sociedad y gracias al empuje de la sociedad civil también (porque esto no es mérito exclusivo ni del gobierno, ni de la oposición) se logró un consenso producto del nivel de crisis.
Estamos logrando avanzar hacia un sistema mixto, con una fiscalización que esperamos que sea mucho más eficiente,  y que está enfocada en lo relevante, en función del interés superior de los niños y de las niñas

Desafíos pendientes.

Frente a la pregunta de cómo terminar con la subsidiariedad en la provisión de derechos a la infancia vulnerada en Chile, tenemos primero que reconocer que este proyecto va sin duda en el camino adecuado, y segundo, dejar en claro que el único camino serio pasa por financiar estándares de calidad y no a niños atendidos. Y por ello, interpelo nuevamente al ejecutivo, para que haga extensiva la medida Nº 54 del Acuerdo Nacional por la Infancia a todas las líneas de acción que crea este proyecto, y no solo limitarla a la línea de acción cuidado alternativo. Otro modelo es posible, y lo podemos hacer de forma gradual, espero que en el Senado esto se incorpore, con lo que sin dudas habremos concluido con un proyecto radicalmente positivo.
Y para concluir, sin dudas, que al aprobar este proyecto nos vuelve a doler que todavía no contemos con una ley de Garantías, y a pesar de los malos pasos que ha dado el ejecutivo en dicho proyecto, hago un llamado al Senado a corregir esos errores y les ruego que aceleren con toda la fuerza la tramitación de la ley de garantías de la niñez. No podemos seguir en deuda con los niños y niñas de Chile.



Muchas gracias.

martes, 22 de enero de 2019

Intervención modificación del Senado a subvenciones hogares residenciales

En el último tiempo se ha hecho común decir que la política está alejada de los problemas importantes del pueblo de Chile, y que temas como la infancia después de que amainan los escándalos, como el trágico asesinato de Lissete Villa, sencillamente se deja de hablar del tema y quedan en el más triste olvido. Quiero decir que no es así y aprovechar este momento para también hacer una defensa de la política. Es cierto que muchas veces desde aquí, parto por mi y en eso he hecho la autocrítica, contribuímos con polémicas espurias que en nada aportan a prestigiar la actividad política y en acercarla a quienes justamente se sienten desafectados de ella. Sin embargo en el Congreso y en el gobierno, cualquiera sea signo, también habemos mucho que trabajamos, y mucho. Un ejemplo de esto es la infancia. Que cuando pasan los escándalos pueden dejar de ser titular, pero sin embargo se siguen trabajando con seriedad y responsabilidad. Este proyecto, y el que creo el Servicio Nacional de Protección de la Niñez (nuevo SENAME) son claro ejemplo de ello.


Sobre el proyecto en particular hoy estamos votando las modificaciones del Senado entre las que se cuentan entre otras:

  • El servicio respecto de las subvenciones no sólo supervisará y fiscalizará, sino que también evaluará periódicamente.
  • Los funcionarios de OCAS quedan afectos al principio de probidad en el uso de las subvenciones
  • Las OCAS serán civilmente responsables de los perjuicios que ocasionen a niños en el ejercicio de sus funciones.
  • Se incorporan el buen trato y la dignidad como ejes centrales de las prestaciones que entreguen las OCAS.
  • Se podrá impartir instrucciones generales y particulares a OCAS.
  • Lo Malo: Sacan las prácticas antisindicales como impedimento para la acreditación de ocas, lo que votaremos en contra en votación separada.
Por transparencia, tal como en la votación anterior sobre este tema, me he inhabilitado en esta votación debido a que mi padre es director ad honorem (sin remuneración, gratificación ni viático) del hogar residencial sin fines de lucro Ignazio Sibillo en Puntas Arenas, y mi madre voluntaria en el cuidado de los bebes.

Sin embargo ello no me inhibe en hacer pública mi convicción de la necesidad de aprobar este proyecto. Hoy estamos ante una urgencia que es grave. 63 hogares residenciales han cerrado en los últimos 5 años. Solo el 2017 17 hogares de los cuales 13 lo hicieron por falta de recursos. Uno de ellos en Magallanes, el Hogar del Niño Miraflores, que implicó el traslado de niños y niñas a Natales o incluso a Santiago, con el desarraigo familiar que ello implica. Un desastre que no podemos seguir permitiendo. Este proyecto es un mínimo. Un parche. Aumenta el ancho de banda de la subvención en un 25% (en la práctica cerca de $96.000 por niño), muy por debajo de lo que se necesita para poder efectuar una reparación adecuada del daño causado por las vulneraciones sufridas por niños, niñas o adolescentes. Pero es un avance. Un pequeño avance al que no nos podemos negar.

Y por cierto, seguiremos trabajando con fuerza en el proyecto que crea el nuevo Servicio de Protección de la Niñez, en el Servicio para los adolescentes infractores de ley, en la nueva ley de garantías de la infancia. Desde Magallanes, para todo Chile.