miércoles, 1 de julio de 2015

Interpelación a permitir discutir proyecto de rebaja de sueldos

Estimad@s, comparto con ustedes la intervención que hice hoy interpelando a diputadas y diputados a aprobar proyecto de acuerdo para ponerle urgencia a nuestro proyecto de ley que propone la reducción de la dieta parlamentaria. Desgraciadamente, pese a que varios nos apoyaron, no logramos la aprobación. Me da rabia, impotencia ver como perdemos oportunidades para recomponer el vínculo entre política y ciudadanía. La derecha y parte de la Nueva Mayoría siguen empeñados en hundir el buque. Necesitamos fuerza nueva.

Con la esperanza intacta 


-------------------------------------------------

Cuando hace más de un año junto con Giorgio Jackson presentamos el proyecto de ley para reducir la dieta parlamentaria, muchos nos acusaron de "populistas", de "hijitos de papá que no entendíamos nada de política", y que hacíamos esto "para la galería". Entonces los escuchamos silentes, pero con la convicción de que para recuperar la confianza que ya entonces se encontraba debilitada entre política y ciudadanía, era necesario hacer gestos políticos claros, que era inaceptable que por el solo hecho de ser parlamentarios pasáramos a formar parte del 1% más rico del país, y que no podíamos estar hablando contra la desigualdad si a fin de mes recibimos una remuneración que supera en más de 40 veces el sueldo mínimo. Algunos retrucaron que si no queríamos ganar lo que ganábamos, lo donáramos a alguna institución de caridad, que si no lo hacíamos éramos inconsecuentes. No entendieron entonces que esto no se trataba de actos personales de desprendimiento (más allá de tanto Giorgio como yo entregamos gran parte de nuestros sueldos a nuestras respectivas organizaciones porque creemos en los proyectos colectivos), sino de actos institucionales, de establecer que es inaceptable que en el parlamento tengamos condiciones de privilegio que no separan irremediablemente de quienes representamos.

¿Y qué es lo que proponemos? Nada del otro mundo. Nuestra propuesta consiste en desanclar el sueldo de los parlamentarios de la Constitución y fijarle un límite máximo de 20 sueldos mínimo, lo que de aprobarse, implicaría una reducción del orden del 50% en nuestras dietas.

Algunos dicen que esta no es una buena idea porque volvería a los parlamentarios susceptibles de ser corrompidos. Me imagino que después de los casos que públicamente hemos conocido, ese argumento además de caer por su propio peso, avergüenza a quienes lo esgrimieron.

Y cómo no legislamos para la galería, cumplido un año de la presentación de este proyecto, y considerando que había pasado el año entero durmiendo en la Comisión de Constitución sin ser puesto en tabla, junto con Giorgio y otr@s parlamentari@s presentamos un proyecto de acuerdo para solicitar a la presidenta que le ponga urgencia a este proyecto de ley con el objetivo de que podamos dar el debate sobre el fondo del asunto en el parlamento.

Pueden discrepar del contenido del proyecto. Pueden haber formas mejores de cumplir el objetivo propuesto. Los montos pueden ser objeto de debate. Pero lo que no podemos permitirnos es que por desidia, por temor, o ya por abierta negligencia, dejemos pasar una nueva oportunidad para comenzar a recomponer las confianzas en las que se funda el trabajo de cualquier órgano de representación popular.

Pueden ver el texto del proyecto de acuerdo en este link

Para ver el texto del proyecto de ley al que hace referencia el proyecto de acuerdo haga click aquí




miércoles, 17 de junio de 2015

Intervención votación reforma laboral

Saludo en primer lugar a las y los trabajadores y dirigentes y dirigentas sindicales presentes en esta sala, y en particular a los trabajadores y trabajadoras de la región de Magallanes, con quienes hemos trabajado intensamente en este año y medio de ejercicio.

La discusión de este proyecto se ha caracterizado por la estrechez binominal con la que la política y sus partidos lo han abordado. Hemos escuchado a la derecha defender los intereses del gran empresariado quienes, haciendo uso de su condición antidemocrática de poder fáctico, prometen los males del infierno al país por el solo hecho de discutir una reforma laboral. Tal como lo hicieron el 91 y 2001, tal como lo han hecho con cualquier intento, por tímido que este sea, de cambiar las bases de este modelo político y económico, amenazan con desempleo, desinversión y falta de crecimiento. Un mensaje para ellos: su riqueza es producto del esfuerzo de los y las trabajadores, a quienes expropian su plusvalía a cambio de sueldos de miseria y condiciones de trabajo precarias. El gran empresariado demuestra, una vez más, su conciencia de clase, y sus presiones desgraciadamente encuentran eco en este parlamento.

Y por otro lado, escuchamos al Gobierno y a la Nueva Mayoría afirmar con grandilocuencia que con este proyecto se pone fin al plan laboral de la dictadura.

Desde nuestro punto de vista no es ni lo uno ni lo otro. No se va a acabar Chile como pregona la derecha, ni se termina con lo esencial del plan laboral impuesto a sangre y fuego por la dictadura, mantenido y profundizado por los gobiernos de la Concertación.

¿Por qué nos atrevemos a afirmar esto, que parece tan fuera de lugar en este parlamento aún binominal?

Porque lo esencial del plan laboral del 79 fue la decisión de entender a las y los trabajadores como un recurso productivo más del empleador en el marco de la empresa (divida ésta a su vez en todas las dimensiones posibles con la nefasta figura del multirut). Con esto, la dictadura consagraba en el plano laboral el alma mater del pensamiento gremialista, la despolitización de la clase trabajadora, lo que tanto acomodó a nuestras elites a la hora del retorno a la democracia cuando había que asegurar sus condiciones de gobernabilidad. "El pueblo para la casa, ahora nos hacemos cargo nosotros", nos dijieron.

Y este proyecto no toca en nada ese principio. Porque el gobierno, al negarse a discutir siquiera la negociación por rama, excluyó a la mayoría de los trabajadores de esta reforma y optó por mantener intacto el pilar esencial de las relaciones entre trabajo y capital. Los trabajadores, en el espíritu de la reforma que hoy votaremos, siguen siendo comprendidos como un factor económico más dentro de la cadena de producción, y se les niega su condición de actores políticos sustantivos.

Entonces, desde esta perspectiva, todo cambio que promueve este proyecto será un avance o un retroceso en el mismo marco del plan laboral. Como me decía una dirigenta sindical de LAN, a lo más podemos hablar de "normalizaciones" en el estatuto jurídico que rige las relaciones entre empleadores y trabajadores, pero siempre dentro de la cancha que otros definieron sin discusión alguna.

Entrando al proyecto en si, hay elementos particularmente preocupantes. La negativa a que los trabajadores del sector público puedan constituir sindicatos, el amarre a las empresas denominadas estratégicas, el concepto de buena fe que se utiliza en el proyecto, la posibilidad de reanudación de faenas por parte del poder judicial, entre otros. Pero me voy a centrar solo en tres.


1-. Los servicios mínimos: El gobierno ha señalado que se busca consagrar el derecho a huelga, y para ello se pone fin al reemplazo en huelga. Avance. Pero acto seguido, se instaura una figura de servicios mínimos que pone en entredicho la efectividad de este derecho. Al exigir que se deben atender los bienes e instalaciones de la empresa, y al distinguir entre puesto y función, lo que se hace es abrir la puerta a un nuevo tipo de reemplazo. Más elegante, pero reemplazo al fin. Si producto de esta modificación se va a mantener el funcionamiento de lo que dependía de los trabajadores huelguistas, es reemplazo, sin apellidos.

2-. Los pactos de adaptabilidad: Demanda sentida de los trabajadores es no aceptar los llamados pactos de adaptabilidad. Porque en las condiciones actuales, pactos de adaptabilidad implicará más precarización, afectando derechos que en la legislación actual son irrenunciables.

3-. Piso mínimo IPC: El gobierno se negó a que dentro del piso mínimo para la negociación colectiva, se incluyera el reajuste por IPC en los salarios. ¿Y qué es reajuste por IPC? Es sencillamente reconocer el valor del dinero. Así, mientras la inflación aumenta, aunque sea de a poco, el trabajador se empobrece.


Lo que aquí planteamos es coherente con las insistentes recomendaciones que ha hecho la OIT al país y pusimos en el debate presentando, junto con Giorgio, indicaciones al proyecto en discusión. Pero no lo hicimos solos, lo hicimos junto a sindicatos y organizaciones de trabajadores de diverso tipo, tanto nacionales, como metropolitanos y magallánicas. Lo hicimos junto al vice presidente de la CUT, Nolberto Díaz. Lo hicimos también en conjunto con profesores laboralistas e intelectuales del mundo del trabajo, como María Ester Feres (directora del trabajo de los gobiernos de los presidentes Frei y Lagos), César Toledo, Eduardo Caamaño, José Luis Ugarte, la Fundación Nodo XXI, y teniendo presente las propuestas de la fundación SOL. La mayoría de ellas ni siquiera llegó a discutirse, porque fueron declaradas inadmisibles producto de una restrictiva interpretación de la Constitución.

No podemos sino concluir que en los partidos de la transición hoy no hay espacio para la representación de los intereses y necesidades de los trabajadores de Chile. Las conducciones de los partidos que reivindican posiciones de izquierda en la Nueva Mayoría, los partidos Socialista y Comunista han abandonado la tradición histórica de sus partidos, de la cual no basta con sentirse orgullosos solo en momentos de homenajes, sino también cuando construimos el futuro. Se acomodaron a los límites que el pacto neoliberal de la transición les trazó.

Hoy voto en contra de este proyecto porque va en contra de las demandas de los trabajadores chilenos, no fortalece su organización y no transforma lo esencial del plan laboral de la dictadura. Y desde Izquierda Autónoma no aceptamos el chantaje de que por discutir y discrepar con la Nueva Mayoría estamos siendo cómplices de la derecha, tal como acusaron al Partido Comunista durante tantos años. Sabemos que nuestros motivos son distintos. La política en Chile ya no es sólo binominal.

Para quienes anhelamos ver a las y los trabajadores organizados y con fuerza promoviendo un país distinto, como nos demuestran que se puede quienes hoy están presentes en las tribunas, nos queda un largo camino por delante. Nosotros no tenemos todas las respuestas, pero si tenemos claro que será la alianza entre los trabajadores y trabajadoras, con las bases de los partidos de izquierda, con las nuevas fuerzas políticas que estamos emergiendo, quienes lograremos construir una alternativa política para empujar los cambios que Chile demanda y necesita.




martes, 19 de mayo de 2015

Intervención debate TPP

Yo no quiero que la Cancillería negocie en tranquilidad tratados de estas características. Quiero que el contenido sea sometido al más severo escrutinio público, a debates, exigir que el gobierno nos diga cuál es su posición y por qué. Y el problema es que no queda tango tiempo. Porque el Ministro de Relaciones Exteriores señaló hace un par de meses que ya llevaban un 70% 

Y sabe cuál es el problema, qué todo lo relativo a este tratado ha sido oscuro. Nos tuvimos que enterar por wikileaks de aspectos de la negociación. Y eso no es propio de una democracia transparente.

Permítame un par de ejemplos:

El 30 de abril de 2015, en una carta firmada por académicos y jueces de Estados Unidos, entre ellos el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, donde advierten su preocupación por una de las cláusulas del TPP, conocida como ISDS (Inversor State Dispute Settlement), que permitiría a inversionistas extranjeros demandar a un Estado ante cualquier regulación que afecte sus intereses, no ante los tribunales de justicia locales, sino ante cortes ad-hoc. De ser cierto, ¿no es acaso una limitación inaceptable a nuestra soberanía.

Otro ejemplo. Hay una serie de materias sobre nuestra Ley de Propiedad que son abordadas por el texto del TPP, entre ellos aumento de plazos de protección, protección de copias temporales, limitación de responsabilidad de prestadores de servicios de Internet, entre otras. Hay decisiones tomadas por este Congreso hace menos de tres años que producto del TPP van a tener que revisarse.

También en el tema medioambiental. La fundación TERRAM ha planteado legítimas dudas respecto de los procedimientos a los que nos someteremos como país en el marco de los acuerdos multilaterales de medio ambiente.

Hay muchos que dicen que no quieren debate ideológico. Y entonces esconden su ideología detrás de la técnica. Velasco es un claro ejemplo de esto. Pero aquí en el parlamento este argumento se utiliza recurrentemente. ¿No es suceptible de debate ideológico legítimo la idea de propiedad intelectual? ¿Las patentes farmacéuticas?

Por estos motivos apoyo el proyecto de acuerdo que se propone votar en esta sesión y que señala lo siguiente:

"La Cámara de Diputados acuerda:

Solicitar a S.E. la Preseidenta de la República que, previo a la decisión sobre la suscripción del Acuerdo de Asociación Transpacífico (más conocido como TPP), acredite públicamente que traerá beneficio económico concreto a nuestro país, que no provocará perjuicio en el ámbito de la cultura, que no habrá alzas de precio en productos farmacéuticos ni cesiones de soberanía regulatoria a otros países u organismos internacionales sobre nuestra legislación interna, y que se lleve a cabo un debate público sobre las consecuencias que podría traer la suscripción del mismo."

-------------------

Desgraciadamente la mayoría de los diputados presentes rechazó este proyecto. A ellos les corresponde explicar sus razones, las que por cierto son legítimas, aunque no las comparto.

SI: 26
NO: 36
ABS: 25



miércoles, 13 de mayo de 2015

Simplemente Gary

Siempre he sido cruzado, de que tengo memoria. Mi 1er recuerdo es la final de vuelta de la Libertadores del 93 con un tiro de Lucho Pérez que pasa rozando el palo izquierdo después de una hermosa pared con Lunari y nos perdimos el que hubiese sido el 3-0 contra el Sao Paulo de Telé Santana. No podía ser de otra manera, mi historia con la franja (como la de tantos hinchas) partía sufriendo...
De ahi en adelante los recuerdos son muchísimos, la 1era vez que fue al estadio con mi viejo el mismo 93 en que le ganamos 5-1 a Iquique y nos sorprendáimos con un joven Sebastián Rozental, la magia Gorosito-Acosta, el golazo de Charly Vázquez contra la U el ´94 jugando con nueve, el 3-0 de Lunari en el 1er campeonato que me tocó ver el 97, el campeonato del 2002, el partido de infarto en la final con la U el 2005, la seminal de la sudamericana con boca, la remontada contra Colo Colo el 2010, el desastre contra la U la temprada sgte, todo el sufrimiento que ha venido después.
Pero mañana, voy a sumar una nueva alegría, que aunque no es deportiva propiamente tal, me hincha el pecho de orgullo. Tendré el honor de presentar el libro "Simplemente Gary" del periodista y tenor del fútbol Cristian Arcos. Puede parecer exagerado, pero pa mi es importante pq Gary representa en la cancha lo que los hinchas le exigimos a todos los jugadores... que dejen la vida por los colores. Pero además, porque su historia personal es un retrato fidedigno del Chile neoliberal que nos han legado y que queremos cambiar. Pobreza, desigualdad, contrastes. ¿Cuántos Gary's nos estamos perdiendo en este Chile desgarrado? Y no solamente en el fútbol.
Y es que como siempre, las causas nos han ido cercando. Es nuestra tarea rebelarnos ante ellas. Para que hayan más Gary's...


miércoles, 29 de abril de 2015

Jornada de trabajo en Puerto Williams

Productiva jornada de trabajo junto con Leticia (nuestra abogada pero por sobre todo compañera de ruta) en Puerto Williams, capital de la Provincia Antártica chilena. Nos reunimos con los trabajadores del centro de salud quienes nos hicieron presentes los graves problemas de habitabilidad que hay en la ciudad y las expectativas que genera la construcción del nuevo hospital. Estaremos muy pendientes de cómo avanza este trabajo para que Williams tenga un servicio que asegure la salud como derecho a todos sus habitantes.
Posteriormente fuimos a la radio más austral del mundo, la radio Navarino para conversar con los vecinos sobre nuestra pega parlamentaria y las preocupaciones y demandas que tienen en la comuna de cabo de Hornos.
Continuamos el día con una interesantísima reunión con la comunidad Yagana de Villa Ukika quienes nos plantearon su visión sobre el progreso de la región y la necesidad de asegurar el respeto a la cultura milenaria de la que son depositarios.
Estuvimos también con el gobernador provincial para ponernos a disposición en lo que sea necesario colaborar para el desarrollo que esta experimentando Puerto Williams, y conocer de 1era fuente las necesidades que existen en este aislado territorio.
Ahora, terminaremos la jornada con una visita a las obras en construcción (Hospital, Centro Comunitario, muelle, colectores y caminos) para fiscalizar en terreno las condiciones laborales en la que los trabajadores están realizando estas pegas.
Me quedo con la sensación de un pueblo que con esfuerzo progresa y sale adelante pese a todas las inclemencias que implica estar en el punto más al sur del mundo, pero también de que es urgente y necesario un proceso de descentralización real a nivel nacional y regional, del que tanto se ha prometido y tan poco se ha hecho aún. Me voy, por sobre todo, con la esperanza intacta...
Pd: A los que quieren saber donde queda esta preciosa ciudad, les recomiendo vistar http://www.ptowilliams.cl/Mapa_Pto_Williams.html

lunes, 27 de abril de 2015

Un día en la semana distrital

Lunes, 1er día de la semana distrital:

Hoy a 1era hora en la mañana estuvimos junto a los trabajadores de la empresa recolectora de basura acompañándolos en parte de su recorrido diario fiscalizando en terreno las precarias condiciones de seguridad en las que realizan su pega. Camiones con frenos malos, asientos rotos, ruedas a las que les faltan tuercas entre otros aspectos son urgentes de solucionar. No podemos estar arriesgando la integridad de nuestros trabajadores por externalizaciones de servicios sin fiscalizaciones adecuadas. Nos preocuparemos de hacer lo necesario para solucionar esta situación.

Después estuvimos con los dirigentes de la mesa del sector público de Magallanes para firmar un protocolo de acuerdo con el gobierno regional en el que como parlamentario tendremos el rol de garantes, dando inicio a un proceso que apunta a mejorar sus condiciones de trabajo en razón de las particularidades de nuestra región.

También nos reunimos con los trabajadores no uniformados de gendarmería quienes están planteando la legítima aspiración de contar con una carrera funcionaria que les asegure estabilidad y dignifique la tremenda pega que realizan. Terminada esta reunión aprovechamos de visitar la cárcel para revisar las condiciones carcelarías y conversar sobre los procesos de reinserción. Los presos también tienen derechos!
Nos juntamos también con los vecino de la población René Schneider para conocer su opinión sobre nuestro trabajo y recoger in situ sus inquitudes y propuestas, para después tener una productiva reunión con los sindicatos de CONAF y conversar sobre los alcances del proyecto de ley de servicios de biodiversidad y áreas protegidas.

Ahora vamos a comenzar la reunión de nuestro nuevo comité político de Magallanes que es un tremendo avance en nuestro proceso de constitución política regional, y para terminar la jornada estaremos a las 23:20 en ITV para contarle a la comunidad de nuestro trabajo y debatir sobre la actual coyuntura nacional.
Mañana, estaremos conversando en la mañana con los estudiantes del Liceo Luis Alberto Barrera y a medio día viajamos a Puerto Williams a varias actividades en la Isla de Navarino con los vecinos de la ciudad más austral del mundo.
Estos días son intensos y agotadores, pero la semana distrital y el trabajo en terreno en Magallanes y su gente me devuelve la vida al cuerpo, y le da sentido a toda la mierda que a veces hay que soportar por haber decidido seguir este camino.
Con la esperanza intacta...





jueves, 9 de abril de 2015

Intervención debate Comisión Investigadora ARCIS

Estimad@s, comparto con ustedes mi intervención en el debate previo a la votación del informe de la Comisión Investigadora de la Universidad ARCIS. La vortación se realizará el próximo Jueves 16 de Abril.

-------------------------

No puedo sino condenar las bravatas de la derecha cuando buscan utilizar ridículamente la crisis de la ARCIS para hacer gala vergonzosa de su recalcitrante anticomunismo. Pero este triste espectáculo no puede nublarnos la razón en el tema de fondo.

Con profunda decepción leo el informe de la comisión investigadora. El informe dice que no se pudo probar si hubo retiro de capital en la Universidad. Mentira. La investigación de CIPER demostró que se recurrió al mismo mecanismo que usan muchas universidades privadas para lucrar con la educación: una inmobiliaria y sociedades relacionadas. La comisión tuvo en su poder incluso el acta de la junta de accionistas de la inmobiliaria donde éstos acuerdan reducir – ¡y retirar! - más de 500 millones de pesos del capital social. ¿Y qué nos dice el informe? Que porque la investigación del Ministerio de Educación no pudo probar que haya lucro, investigación que el propio Francisco Martínez – jefe de la división de educación superior – reconoce en la página 80 del informe, que la información con la que contaba era limitada, pues carecía de mayores detalles; entonces, no hubo lucro. ¿Saben ustedes en lo que consistió la investigación del Mineduc? En pedir informes al Servicio de Impuestos Internos y al Banco Central, los cuales dijeron que no podían entregar información. Y Ahí quedó.

El 4 de abril del año 2013 la mayoría de esta sala aprobó, como correspondía hacerlo, la acusación constitucional contra Harald Beyer. Ese informe decía con razón que “no sólo existe lucro en la educación superior, sino que además, no funciona todo el marco normativo que regula el sistema de educación superior, en especial el referido al cabal cumplimiento del requisito establecido en la ley sobre del lucro. La responsabilidad por tal marco normativo y su correcto funcionamiento es del Ministro de Educación.” Y que por no haber cumplido sus funciones el Ministro había “quebrantando con ello la fe pública en el sistema de educación superior y en el Estado como garante de una educación de calidad para sus ciudadanos y ciudadanas”. Hoy no podemos hacernos los lesos.

Los trabajadores de la ARCIS tienen una demanda laboral por 120 millones de pesos por remuneraciones impagas, en las que acusan además a la institución de recurrir a entidades relacionadas para eludir sus responsabilidades, es decir, Multirut. ¿Y contra quien es la demanda? Contra las sociedades relacionadas. Y quien es el responsable político de esas instituciones es el Partido Comunista. Creo que este informe debería decir dos cosas: primero que el Partido Comunista es responsable de haber retirado recursos de la Universidad ARCIS, y segundo, que el Ministerio de Educación ha sido negligente en atender la crisis por la que atraviesa la Universidad. Pero ¿qué dice el informe? “que no existe ni ha existido ninguna vinculación entre la Universidad ARCIS y autoridades y funcionarios de Gobierno” y “que no existen las herramientas necesarias para realizar una fiscalización financiera a las universidades privadas”.

Y este informe, ¿No se dan cuenta del daño que le hacen al país con estas cosas? ¿No se dan cuenta que esta es la institución más desprestigiada de la República, y que con esto no harán más que ahondar esa crisis? Tal como en el caso de la Universidad de Desarrollo, donde Joaquín Lavín dijo que "retiro su inversión", u otras muchas Universidades que hemos denunciado permanentemente, desde el movimiento estudiantil, y ahora desde esta Cámara, en la Universidad Arcis se utilizó el mismo mecanismo que tanto hemos criticado para retirar capital. No se si ganaron plata o no, pero que hubo retiro de recursos, hubo. Y eso es inaceptable.


Por eso, voy a rechazar este informe.

Finalmente, no me queda más que hacer un encarecido llamado a todas las personas que estos años se han movilizado por cambios, a todos los que marchamos por cambiar la educación, que la frustración y la rabia no nuble su esperanza. Este es el momento de salir a la calle. Ningún acuerdo de la vieja política va a solucionar la crisis que vive el país. Este es el momento de intervenir y exigir las reformas por las que tanto hemos estado peleando. Solo la unidad y fuerza de todos nosotros, nos permitirá reconstruir nuestra democracia. Nos vemos en las calles este 16.