martes, 5 de agosto de 2014

Intervención proyecto de ley Manipuladoras de Alimentos

Hoy aprobamos el proyecto de ley que mejora las condiciones laborales de las manipuladoras de alimentos. Estaremos atentos al cumplimiento del gobierno de los compromisos adquiridos, y fiscalizaremos que las bases de la licitación en Magallanes incluyan el bono de zonas extremas tal como demandan las trabajadoras de la región.



--------------------------------

Primero lo primero. Seguramente hoy no estaremos discutiendo esto si no fuera por su organización y movilización. Desde Arica a Magallanes (donde incluso se movilizaron con frío, viento y nieve), las manipuladoras de alimentos se han sindicalizado y han salido a las calles a exigir algo tan básico. Dignidad. $166.000 pesos... quien vive con $166.000 pesos. ¿Cuál es el valor del trabajo en nuestro país? ¿Cuál es el valor del trabajo de una trabajadora que se saca la cresta todos los días para alimentar a los niños y niñas de nuestro país? El antagonismo entre capital y trabajo se expresa con toda su violencia en el proyecto de ley que hoy estamos discutiendo.

Cuando dicen discutamos de verdad el salario mínimo, yo me preguntó por qué desperdiciamos la oportunidad de discutir el salario mínimo cuando hace un mes discutimos el salario mínimo. No nos escudemos en el futuro incierto para justificar lo que ayer muchos criticaron. Con un salario mínimo de $225.000 no se vive en Chile, y la deuda y precaridad es la realidad a la que se condena a más de 800.000 trabajadores en nuestro país. Las reformas laborales que se vienen (titularidad sindical, fin al remplazo en huelga, fortalecimiento de la negociación colectiva, piso mínimo en relación a la última negociación son necesarias y urgentes, pero no justifican seguir retrasando lo que desde el 2007 se exigía. Porque en llegar a la meta de 250.000 recién en enero del año 2016, cuando la misma cifra se proponía ya el año 2007, es ignorar que durante 18 meses también aumentará el costo de la vida y que por lo tanto, la cifra que se proponía ayer, mañana no será más que un sueldo de hambre.

Sobre el proyecto de ley en comento, que duda cabe que es un avance. Que se les pague Diciembre, Enero y Febrero, que se privilegie el contrato indefinido, que se incluya l indemnización por años de servicio y que se incorpore a la educación parvularia y básica inicial. Pero deja flancos abiertos. Veamos.

La incertidumbre que viven las trabajadoras cada vez que termina un contrato y hay que licitar de nuevo. En Magallanes, se puso en duda el bono de locomoción y movilización, y qué decir del  justo y necesario bono de zonas extremas. No es casualidad que las dirigentas de Magallanes no puedan estar hoy aquí con sus compañeras. Iba a presentar una indicación para asegurar que las bases de licitación partan del piso de la negociación anterior. Lo conversé con la Ministra y no lo haré para esta ley, porque la Ministra se comprometió explícitamente a asegurar este derecho en las leyes en materia laboral que se presentarán este 2do semestre, Tengo un escepticismo aprendido, pero creeré en este compromiso.  

La gratificación mensual también es un tema pendiente. ¿Qué justificación puede existir para que a los administrativos se les pague un bono de gratificación mensual y no a las trabajadoras que son justamente las que generan las ganancias?

Y el punto más sentido. El salario. Se retiraron las bases de licitación de contraloría con el compromiso de Educación y de Hacienda de hacer todos los esfuerzos para que el requisito mínimo para postular a la licitación sea la de ofrecer un salario equivalente a 1.3 veces el actual sueldo mínimo. Ese compromiso hay que exigirlo, y esta es la semana para hacerlo.

"Avanzar, avanzar, hacia el Paro Nacional" nos dicen las trabajadoras. Hace cuánto tiempo que no escuchábamos este sentido grito de fuerza obrara, de organización sindical, en el Congreso de la República. Y avancemos juntos hacia el paro nacional si es que el gobierno no cumple sus compromisos.

Toda la fuerza para ustedes!