viernes, 15 de enero de 2016

Breve reflexión sobre la obsesión por las encuestas

La "elite" política chilena padece de una grave enfermedad. La encuestitis. Su principal síntoma es la despolitización de las discusiones y su reducción a aspectos burocráticos, individualistas o abiertamente estéticos.
Me ha tocado aparecer en algunas encuestas, en otras no. Pero siempre estoy consciente de que el hecho de que hoy me toque ser una figura pública es pq soy parte de un esfuerzo colectivo, que me antecede y me supera, pero por sobre todo me define.
Desde Izquierda Autónoma, entendemos que las encuestas, cuando bien hechas, pueden ser útiles para interpretar información relevante, especialmente cuando se las mira en la foto larga, más que en la de uno u otro mes. Pero también sabemos que la mayoría de las veces son interrogatorios forzados a una opinión pública que no existe como sujeto, sino más bien como creación de la elite para pautear la cancha de la política.
Que todos los meses discutamos sobre cuanto subió o bajó el gobierno en la Adimark, qué políticos tienen más futuro según la Mori, o quienes son l@s presidenciables según la CEP, es entregarnos a la política estrecha, que se entiende más desde el marketing que desde la lucha de clases, y que definen unos pocos.
No se maree con la encuestitis, organícese!

6 comentarios:

Patricio Rojas Fernández dijo...

El problema más allá de las encuestas es que las preguntas son totalmente sesgadas
Un ejemplo,cuando se encuesta popularidad de los políticos a Bórico no se le mencionaba

Victor Parra M. dijo...

Son pocos confiables las encuestas por ejemplo Adimark el director es Roberto Méndez el es un socio de Piñera "la manejan a la pinta de ellos "Son más falsas qué Judas!! '

Victor Parra M. dijo...

Son pocos confiables las encuestas por ejemplo Adimark el director es Roberto Méndez el es un socio de Piñera "la manejan a la pinta de ellos "Son más falsas qué Judas!! '

veronica vervaeck ansaldo dijo...

Gracias por incentivarnos a pensar Gabriel.

Gaston Pedro Sandoval Salazar dijo...

Son la voz de satán el que a todos trata de confundir.

Gaston Pedro Sandoval Salazar dijo...

Son la voz de satán el que a todos trata de confundir.