sábado, 22 de enero de 2011

Magallanes: La descentralización olvidada_2


Esta columna me la publicaron esta semana en el Clinic. En ella, agarré los elementos sobre descentralización que había tratado en la última columna para Sentidos Comunes y los desarrollé. Se que es una tesis arriesgada, y de hecho ya he recibido un par de comentarios que me han hecho reconsiderar mi visión respecto al carácter de la movilización en Magallanes, tema que espero abordar con mayor profundidad prontamente. El debate sigue abierto...

------------

La región de Magallanes, como nunca, ha sido parte importante de la agenda noticiosa nacional durante las últimas semanas. Y es que las protestas desatadas a partir del anuncio del alza del gas en un 16,8% a partir de Febrero pillaron de sorpresa a todo el mundo político, y por qué no decirlo, a todo el país. La decisión, torpemente pensada y ejecutada por un gobierno dominado hasta ese momento por técnicos y empresarios del mundo privado, había tocado el corazón de una zona que tiene al gas como columna vertebral de su economía y cotidianeidad.

Pero, ¿es sólo el gas lo que ha llevado a miles de magallánicos a manifestarse? Mi impresión es que no, y que existe un trasfondo socio-político mucho más complejo que el que se ha presentado en los medios durante estos últimos días.

Cuando alguien del norte va a Punta Arenas, Natales o Porvenir, seguramente se sorprende de ver más banderas azules-amarillas flameando que la tradicional bandera chilena. Y es que en la zona, el sentimiento de identidad regional, que se expresa en los más diversos ámbitos cotidianos, pesa mucho. Y si bien el aislamiento ya no es tan duro como en la época de nuestros padres, existe una fuerte sensación de abandono por parte de la capital que fue creando a lo largo de los años un oculto resentimiento que hoy se expresa con fuerza en las barricadas que han encendido las últimas noches magallánicas.

Sucede que Chile tiene una deuda gigante con sus regiones que pareciera que el smog de Santiago no permite vislumbrar con claridad.

Seguramente algún experto en estadísticas argumentará que el gasto en las regiones ha aumentado exponcialmente en los últimos años, e incluso que el promedio de gasto nacional per capita supera al de la Region Metropolitana, siendo sustantivamente mayor en zonas extremas como Magallanes. ¿Pero dónde se decide este gasto? Según datos del MIDEPLAN alrededor de un 65% de la inversión pública a nivel regional es decidido en alguna oficina de Santiago, cifra que a nivel municipal llega a un escandaloso 85%. Es igual de irrisorio que alguien que jamás ha andado en micro decidiera sobre el trasporte público de una ciudad. ¿Inaceptable no?

Pero la centralización del país no opera sólo a nivel presupuestario, sino que también, y muy marcadamente, en el mundo político. ¿O acaso alguien se creyó que las bases partidiarias de la región de Los Ríos le solicitaron a Carlos Larraín (actual concejal por Las Condes) reemplazar a Andrés Allamand (otro Santiaguino que anteriormente había sido diputado por Las Condes y Vitacura) en la senaturía de la zona? Y así en todos los partidos. Las decisiones importantes se toman siempre en la capital, en perjuicio de las regiones y poniéndole un freno al surgimiento de nuevos liderazgos que actuen desde las localidades.

Chile tiene un problema que no puede seguir eludiendo. La centralización de las decisiones, de la administración, de los recursos, y hasta de las oportunidades en Santiago es una falla estructural que urge abordar sin más dilación. La postergación silenciosa a la que se han visto confinadas muchas de nuestras regiones, en particular las extremas (Arica es otra bomba de tiempo), es un atentando directo a nuestras posibilidades de desarrollo como nación.

La ciudadanía magallánica ha demostrado que organizada, puede doblarle la mano a una decisión técnica tomada a miles de kilometros de distancia. Pero ya no basta con exigir soluciones coyunturales que vengan desde el gobierno central. Es hora de tomar la iniciativa y desde la misma ciudadanía evolucionar hacia demandas políticas que apunten hacia una descentralización efectiva del sistema político nacional.

Gabriel Boric Font
Senador Universitario, Universidad de Chile
Magallánico