domingo, 23 de julio de 2017

Ojalá siempre esté lloviendo...

Este extracto del "Canto del macho anciano" me representa. Y aunque me queda grande el título de coordinador de la angustia del universo, si anhelo la plaza de provincia, discuto con los pájaros, y quiero que siempre esté lloviendo.

"...Comprendo y admiro a los líderes,
pero soy el coordinador de la angustia del universo,
el suicida que apostó su destino a la baraja de la expresionalidad
y lo ganó perdiendo el derecho a perderlo,
el hombre que rompe su época y arrasándola, le da categoría y régimen,
pero queda hecho pedazos y a la expectativa;
rompiente de jubilaciones, ariete y símbolo de piedra,
anhelo ya la antigua plaza de provincia
y la discusión con los pájaros,
el vagabundaje y la retreta apolillada en los extramuros.
Está lloviendo, está lloviendo, está lloviendo,
¡ojalá siempre esté lloviendo, esté lloviendo siempre y el vendaval desenfrenado que yo soy íntegro, se asocie
a la personalidad popular del huracán!"

1 comentario:

sandra dijo...

¿Qué es lo que trae la lluvia, para anhelarla de ese modo?, ¿Pueden esos pájaros estar en mi estómago y graznar y salir para conversar con ellos?...remecen la líneas publicadas!