jueves, 23 de julio de 2015

Intervención Carrera Docente

Estimad@s, comparto, con mucha frustración, pero también con esperanza en el futuro, mi intervención de hoy en el debate en sala sobre el proyecto de gobierno sobre Carrera Docente.




------------------------

Ayer, un compañero me preguntaba si estaba contento con el rechazo en la Comisión de Educación. La pregunta me descolocó. Porque si bien ayer plantee que no se votara, no puedo estar contento con el escenario que, todos los actores involucrados, hemos terminado construyendo. No puedo estar contento porque somos miles en Chile, quienes desde diferentes frentes, estudiantes, profesores, trabajadores, familias enteras, hemos luchado por años por una reforma educacional que sea el pilar para construir un Chile más justo e igualitarios. Y es que me provoca una frustración enorme el ver como el gobierno, con una torpeza política infinita, ha ido sistemáticamente dilapidando el apoyo mayoritario que hace solo un año y medio tenía la necesidad de esta reforma. 

Este es un día negro para la lucha por una reforma educacional en Chile. Tras meses de movilización y paro, el gobierno se apresta a aprobar un proyecto de carrera docente que cuenta con el rechazo de la mayoría de los profesores de este país.

Esta no es la manera de hacer una reforma en educación. No es posible hacer una reforma en contra de las mismas personas que van a tener que llevarla a cabo y hacerla funcionar. El gobierno pareciera enfrascado en un gallito con los profesores que se oponen al proyecto. En vez de abrirse al diálogo, y la busca de acuerdos, el gobierno no ha estado dispuesto a discutir el corazón de este proyecto, solo a hacer ajustes en el margen.

Algunos dirigentes del colegio de profesores han manifestado que los cambios ofrecidos por el gobierno son suficientes. Sin embargo, hasta ahora, en todos las decisiones democráticas que ha tomado el colegio la posición ampliamente mayoritaria ha sido que este no es el proyecto que Chile necesita.

¿Cuál es el criterio? ¿Debemos oponernos a este proyecto por insuficiente o aprobarlo y valorar sus avances?

Nuestro criterio, y que es coherente con las movilizaciones en que hemos participado desde el año 2005 cuando nos enfrentamos al proyecto del CAE de Lagos y Bitar, es que avanzar es avanzar en construir una nueva educación pública.

Como han señalado muchísimas voces desde el mundo educacional, y nosotros desde Izquierda Autónoma y la Fundación Nodo XXI, una reforma de la carrera docente, pensada desde la educación pública debería proponerse:

1. Fortalecer la formación inicial a través del fortalecimiento de las instituciones públicas.

2. Entender la carrera docente como un régimen laboral para todos los profesores de instituciones que reciban financiamiento del Estado, es decir, incluyendo a los colegios particular subvencionados.

3. Que la evaluación, muy necesaria en una buena carrera docente, sea entendida como una herramienta de perfeccionamiento, y no, como una señal de mercado para asignar salarios. De este modo, reconocer la mucha importancia de la antigüedad, el perfeccionamiento y las responsabilidades de cada profesor.

4. Que se reconozca la tuición de los profesores sobre la enseñanza, lo que significa entregar mayor autonomía a los profesores y a las comunidades educativas para preparar, planificar y evaluar.

¿Está este espíritu en la reforma que diseño el ministro Eyzaguirre? No, no lo está. El gobierno ha estado abierto a hacer ajustes en el margen a su proyecto, pero no a discutir la visión de educación que este representa, que es la visión que parte desde la desconfianza en los profesores, y que entiende la educación como un mercado que debe ser regulado. Es decir, una visión de derecha en educación.

Ustedes pueden aprobar este proyecto, tienen los votos. Pero cuando este proyecto sea ley, nadie lo celebrará. Lo mismo que ocurrió con la ley de inclusión. Será uno más de las leyes de este gobierno que, por hacerse rápido y mal, apenas aprobados debemos empezar a discutir sobre su reforma.

Pero no todo está perdido. Aún hay tiempo. Hago un sentido llamado a todas las fuerzas de cambio, progresistas y de izquierda a rechazar hoy este proyecto, como una señal al gobierno de que debe enmendar el rumbo. No podemos aprobar un proyecto hecho contra la mayoría de los profesores del país, y sustentado en una visión de mercado de la educación. No es grave esperar un año, si esa oportunidad la aprovechamos para lograr la validación social indispensable para una reforma educacional. Ministra: quedan muchos proyectos de educación por discutir. La reforma que la mayoría de Chile pide aún es posible. Es necesario enmendar el rumbo, aprender de lo que han sido este año y medio de gobierno, y convocar realmente a participar y a decidir a todos los actores que llevamos años peleando por una reforma que cambie la herencia de la dictadura en educación. Comprometo desde ya, todo nuestro apoyo para esto.


3 comentarios:

OUTSIDER dijo...

Concuerdo que quizás este no sea el proyecto que se necesita para mejorar la educación.
Y pienso que antes de sentarse a definir un proyecto y una reforma educacional, deben aclarar y acordar cuales serán los objetivos de la Educación.
Hoy la educación en Chile es un mercado, los colegios son tratados como empresas, los profesores como insumos y los educandos como producto. Esa visión es retrograda y totalmente dañina para cualquier reforma que se quiera realizar.
Si no cambia esa visión, no se pueden hacer reformas que satisfagan a nadie.

La educación, la salud, y cualquier materia que involucre a la sociedad y a las personas, debería estar enfocada en el desarrollo integral y el apoyo social. Nunca en la competencia, nunca en desmedro de la naturaleza humana.
Hoy tenemos hijos robots que repiten de memoria, jóvenes frustrados que eligen una carrera universitaria de acuerdo al dinero que ganaran cuando trabajen. No hay Vocación, no hay equilibrio entre las necesidades de la sociedad y la disposición de fuerza de trabajo. Todo se traduce en producir al menor costo, la mayor cantidad de "bienes".

Tatiana Morales dijo...

Hola Gabriel : Mi nombre es Tatiana Morales soy madre soltera y cesante tengo una hija dd 19 años que cursa primer año de Trabajo Social en la Utem esa es mi presentacion pero principalmente escribo para comentarte que yo no era partidaria tuya ni de Camila Vallejos, Giorgio Jackson y Carol Cariola principalmente pq sentia que se abanderizaron por una causa para despues lucrar, sin duda este pensamiento era principalmente por mi ignorancia y no informarme , bueno eso hasta hoy que vi tu interpelacion y quiero decirte que TE CREO , algo dificil en esta epoca por todo lo acontecido en politica . Si.pudiera inscribirme en Magallanes solo para votar por ti lo haria... Gracias por tu consecuencia , gracias por tu voz Gracias por hacerme creer nuevamente p.d busco pega Eres un grande

Rodrigo Gatica dijo...

Estimado,
Hacía muchísimo tiempo que no leía un comentario tan acertadísimo.
Gracias.